24.4 C
New York
sábado, julio 13, 2024

La prórroga presupuestaria restará dos décimas al avance del PIB en 2024

- Advertisement -spot_img

La prórroga presupuestaria tendría un impacto negativo en el crecimiento económico de España este año, reduciéndolo en dos décimas, según la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas). Esta reducción se debería principalmente al efecto sobre el consumo público.

El director de Coyuntura y Economía Internacional de la Fundación de Funcas, Raymond Torres, explicó que el PIB de España también crecería dos décimas menos por la «reversión de las medidas del paquete antiinflación». Así, Funcas prevé que la aportación del consumo público al PIB de 2024 «sería de 0,4, exactamente la mitad del año pasado». Por tanto, sus proyecciones de crecimiento para PIB de España para el año en curso se elevan al 1,8%, lo que supone un aumento de tres décimas con respecto a las estimaciones realizadas en enero. Además, han mantenido su previsión de crecimiento para el año 2025 en un 2%. Este ajuste a la baja se atribuye principalmente a la menor influencia fiscal y al debilitamiento de las exportaciones. Sin embargo, se espera que el consumo privado sea el principal motor de crecimiento en este período, impulsado por la creación de empleo y el gasto de parte del ahorro acumulado por los hogares el año anterior.

El director general de Funcas, Carlos Ocaña, ha reconocido que, pese a este escenario relativamente cómodo en el corto plazo, uno de los puntos que más preocupa es la débil evolución de la inversión. Desde el inicio de la pandemia, la inversión ha mostrado un rendimiento negativo, lo que resulta especialmente preocupante al compararlo con la media de la Unión Europea.

Además, el director de Coyuntura y Economía Internacional de Funcas, Raymond Torres, ha destacado dos factores que sugieren la posibilidad de una desaceleración este año en comparación con el año pasado. El factor más significativo, según Torres, es la política fiscal. Explicó que, en una situación de prórroga presupuestaria, muchas partidas de gasto se mantienen congeladas, lo que puede afectar el impulso económico. Otro factor importante es la reversión de las medidas del paquete antiinflacionario, que reducirá la renta disponible para los hogares y podría aumentar temporalmente los precios al consumo.

Igualmente señaló que «el inicio del año ha sido positivo» y subrayó como «prioridad» la reactivación de la inversión para mantener una «senda de crecimiento equilibrado». Asimismo, alertó de que el «reto» es «reducir la deuda público a medio plazo» y aseguró que «será muy difícil reducirla por debajo del 105%» este año.

El impulso, por tanto, procederá del consumo privado y del ligero repunte previsto de la inversión, lo que explica la revisión al alza de la previsión de crecimiento (tres décimas más que en enero). Desde la Fundación también señalan que la prórroga presupuestaria hace necesario el recurso acelerado a los fondos europeos, que no están sujetos a las normas de congelación del gasto, de modo que el impulso del programa ‘Next Generation’ podría ser algo mayor que en 2023.

Inflación y déficit

Funcas estima que la inflación promedio se sitúe en el 3,2% para este año y en el 2,3% para 2025. Torres explicó que la inflación apenas disminuiría este año, pero se espera que descienda debido a los ajustes en el IVA. Sin embargo, para el próximo año, se espera que la inflación se acerque al objetivo del Banco Central Europeo (BCE), que está en el 2%.

En cuanto al déficit público, Funcas espera una reducción este año hasta el 3,2% y hasta el 3% en 2025. En relación con los tipos de interés, Torres anticipó un ajuste por parte del BCE en junio, que llevaría a un ajuste total de aproximadamente 0,75 puntos porcentuales hasta finales de año, con un punto adicional de reducción el año siguiente. Esta medida se espera que proporcione un impulso a la inversión, que crecería un 2,5% en lugar del 1% pronosticado para este año.

Para los países como España con un endeudamiento superior al 90%, la normativa europea exige un descenso de la ratio de deuda pública sobre PIB de al menos un punto porcentual cada año.

Bajará la tasa de desempleo

En cuanto al desempleo, Torres resaltó que las previsiones de Funcas indican la creación de alrededor de 600.000 puestos de trabajo este año, seguidos de entre 300.000 y 400.000 empleos el año próximo. Esto significaría que un aumento sustancial en el empleo podría reducir la tasa de desempleo al 10,3% para finales de 2025.

Funcas prevé que el ciclo de creación de empleo continúe, lo que permitiría que la tasa de desempleo disminuya al 11,2% para finales de 2024, un nivel aún considerado «muy alto» en comparación con el promedio europeo. Para 2025, se espera que la tasa de desempleo caiga al 10,3% hacia finales de año. Sin embargo, Torres advirtió que esta cifra sigue siendo «muy alta en comparación con el promedio europeo, casi el doble».

En cuanto a la deuda pública, Funcas estima que se reducirá a aproximadamente el 106,2% este año y descenderá por debajo del 105% en 2025, situándose específicamente en el 104,9%. Sin embargo, Funcas destacó que «en un escenario de persistente debilidad en la inversión actual, el criterio de deuda requeriría un ajuste fiscal abrupto a partir de 2026».

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News