- Advertisement -spot_img
22.6 C
New York
jueves, junio 20, 2024

El BCE reduce a 0.15 puntos la diferencia entre las OPF y la facilidad de depósito

- Advertisement -spot_img

El Banco Central Europeo (BCE) reducirá desde los 50 hasta los 15 puntos básicos la diferencia entre las operaciones principales de financiación (OPF) y la facilidad de depósito a partir del próximo septiembre para limitar la volatilidad de los tipos a corto plazo.

El Consejo de Gobierno del BCE, que se reunió este miércoles en Fráncfort, anunció cambios en su marco operativo para dirigir los tipos de interés a corto plazo, con el objetivo de normalización del balance, después de que lo pusiera en revisión a finales de 2022.

Con estos cambios, el BCE quiere garantizar que la aplicación de su política monetaria siga siendo “eficaz, sólida, flexible y eficiente en el futuro”, a medida que se normalice el balance, en palabras de la presidenta de la institución, Christine Lagarde.

Entre las medidas adoptadas por el organismo destaca la puesta en marcha de un diferencial más estrecho entre las operaciones principales de financiación y la facilidad de depósito, que remunera el exceso de reservas a un día y que actualmente se sitúa en el 4%.

Esta medida tiene como objetivo incentivar la puja en las operaciones semanales, para que así los tipos del mercado monetario a corto plazo evolucionen en línea con la facilidad de depósito, y limitar el margen de volatilidad de estos tipos, según ha explicado el organismo.

“Al mismo tiempo, dejará margen para la actividad del mercado monetario e incentivará a los bancos a buscar soluciones de financiación basadas en el mercado”.

El tipo de la facilidad de crédito -la que presta a los bancos a un día y que actualmente se encuentra en el 4.75%- también se ajustará de forma que el diferencial con la facilidad de depósito se mantenga sin cambios en 25 puntos básicos.

Ambos cambios entrarán en vigor a partir del próximo 18 de septiembre de 2024, dentro de seis meses.

Frente a estos cambios, el BCE decidió mantener el coeficiente de reservas para determinar las reservas mínimas de los bancos en el 1% y su remuneración en el 0%.

El BCE continuará dirigiendo su política monetaria a través de la tasa de facilidad de depósito y espera que los tipos de interés a corto plazo del mercado monetario evolucionen en línea con ella, “tolerando cierta volatilidad siempre que no empañe” la política monetaria.

El eurosistema proporcionará, además, liquidez a través de una amplia gama de instrumentos, como las operaciones de crédito a corto plazo y las de financiación a plazo más largo (TLTRO), a tres meses, así como, en una fase posterior, las operaciones estructurales de crédito a plazo más largo y una cartera estructural de valores.

Las OPF y TLTROs a tres meses continuarán realizándose mediante procedimientos de subasta a tipo de interés fijo con adjudicaciones plena, mientras que las nuevas operaciones estructurales a largo plazo se introducirán “una vez que el balance del eurosistema comience a crecer de nuevo de forma duradera”.

El BCE, además, mantendrá un amplio marco de activos de garantía para las operaciones de financiación y revisará todos estos parámetros puestos en marcha en 2026.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News