- Advertisement -spot_img
25.2 C
New York
lunes, junio 24, 2024

El desacuerdo sobre la financiación y la ausencia de Puigdemont centran el primer debate del 12-M

- Advertisement -spot_img

La reforma del modelo de financiación está en boca de todos en Cataluña, pero por ahora las posturas de los actores políticos siguen alejadas. Estas diferencias se han evidenciado en un debate electoral organizado este lunes por la patronal Pimec, el primero que ha reunido a los cabezas de lista de PSC, ERC, PP y Catalunya en Comú a las elecciones del próximo 12 de mayo. Junts también ha participado en el encuentro, aunque el expresidente Carles Puigdemont ha cedido su asiento a Josep Rull, número tres de los posconvergentes. El líder de Junts ha declinado participar de forma telemática en el debate celebrado en el centro memorial de El Born.

El actual presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha reclamado una negociación Generalitat-Estado –«la única negociación efectiva y viable es la bilateral»– para impulsar el cupo a la catalana defendido por los republicanos. Una postura inasumible para Salvador Illa, quien sí ha compartido la necesidad de mejorar la transferencia de recursos a Cataluña: «No podemos ser los terceros en aportar recursos y los decimocuartos en recibirlos. Hay que respetar el principio de ordinalidad».

El primer secretario del PSC ha propuesto la creación de un consorcio tributario conjunto entre Estado y Generalitat, tal como está recogido en el Estatut, y ha reprochado el dumping fiscal de aquellas autonomías que, en virtud de sus competencias, reducen sus impuestos propios o cedidos.

Por contra, el líder del PP, Alejandro Fernández, ha aseverado que «Cataluña es un infierno fiscal», un latiguillo usado en los ambientes patronales de la comunidad. Además, ha reivindicado el rol de su partido en la definición del modelo de financiación autonómica: «Ha habido dos acuerdos para reformar el sistema con Aznar y uno con Zapatero».

Alivio fiscal: ¿sí o no?

El alivio de la presión fiscal ha caído en saco roto durante las intervenciones de Josep Rull y Jéssica Albiach, si bien por motivos distintos. Aún estando de acuerdo en el fondo, el candidato de Junts ha considerado «imposible» revisar los impuestos si antes no se toca la financiación. Asimismo, ha lanzado una advertencia al Gobierno: «No aprobaremos los presupuestos generales del Estado si no se compensa el déficit fiscal y el déficit en inversión. Así lo hemos firmado en el acuerdo con el PSOE».

Un mensaje directo a Illa que Rull ha transmitido ante la ausencia de su jefe político. Por cierto, el líder de Vox en Cataluña, Joan Garriga, se ha acercado hasta el Born para quejarse de que no se les haya invitado a la cita.

Por su parte, la presidenciable de los comunes ha asegurado que el actual sistema tributario catalán no perjudica a las empresas como a su juicio demuestran los buenos datos de empleo e inversión extranjera. Ante la falta de sintonía entre las partes, ha sugerido la creación de un organismo asesor que consensúe una «propuesta de país».

Sequía y aeropuerto

La falta de un mínimo común denominador también se ha percibido en otros asuntos como la lucha contra la sequía –Albiach y Rull se han enzarzado a propósito de las inversiones hidráulicas ejecutadas durante la última década– y la ampliación del aeropuerto de El Prat. «El aeropuerto de Barcelona es la T-5 de Barajas», se ha despachado Rull, a lo que Illa le ha contestado que no hay ningún problema de gestión en El Prat. «Tenemos un problema de ampliación, no huyamos de estudio», ha respondido el dirigente socialista.

A lo largo del debate apenas han saltado chispas entre los intervinientes, que se han enfocado más en vender sus programas electorales que en contrastar sus puntos de vista. Al debate económico de la patronal de pymes seguirá otro organizado por Cecot. Por su parte, Foment ha rehusado celebrar el suyo propio.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News