- Advertisement -spot_img
23 C
New York
viernes, junio 14, 2024

Relaciones entre árabes y chinos se han caldeado considerablemente

- Advertisement -spot_img

Las relaciones entre árabes y chinos se han caldeado considerablemente desde la reciente visita del primer ministro chino a Arabia Saudí.

La pandemia del COVID-19 ha supuesto un gran reto para China, con cierres sin precedentes y ocasionales historias de terror sobre los orígenes y la propagación del COVID-19 y la forma en que se ha tratado, lo que ha dado lugar a protestas a escala nacional que han tenido un éxito parcial a la hora de lograr la disminución de las excesivas restricciones impuestas por el COVID-19. El presidente Xi Jinping, envalentonado tras ser coronado por tercera vez por el XX Congreso Nacional del Partido Comunista Chino (PCC), probó el sabor de la ira popular y de sus propias limitaciones, ya que la economía china también se estaba viendo perjudicada y se notaba una tendencia a la baja.

Durante los tres años de cuarentena autoimpuesta por voluntad propia, el presidente Xi Jinping sólo se aventuró a salir tres veces, empezando por la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS), cuando Irán fue admitido y Arabia Saudí, Egipto y Qatar se convirtieron en socios de diálogo; el G20 en Bali, cuando pudo reunirse con muchos líderes, incluido Biden, en su patio trasero; y, lo que es más importante, su segunda visita a Riad en diciembre de 2022, cuando se celebraron cumbres bilaterales, del CCG (Consejo de Cooperación del Golfo) y árabes con la participación de sátrapas clave de la región.

Su visita a Riad se compara a menudo con la incómoda visita del presidente estadounidense Joe Biden (en el contexto del rencor y las recriminaciones entre los dirigentes saudíes y estadounidenses) en julio de este año en términos de pompa, profundidad y resultados. La competencia geoestratégica chino-estadounidense y el potencial de conflicto son muy reales, sobre todo porque el orden mundial de transición sigue sufriendo un peligroso cambio. Riad y el mundo árabe desean ejercer sus opciones.

En 2016, antes de su primera visita en la que también acudió a El Cairo y Teherán, se publicó un importante «Documento de Política Árabe» que situaba a Oriente Medio estratégico en las vías de expansión de la BRI china (Iniciativa de la Franja y la Ruta). El comercio y las inversiones han seguido creciendo. La búsqueda por parte de China de la seguridad energética y los puntos de estrangulamiento marítimos dictó un denso acercamiento a la región rica en petróleo a través de su matriz 1+2+3. Abarca la cooperación energética en su núcleo, incluidas las infraestructuras relacionadas; la construcción, el comercio y la facilitación de la inversión; y las tecnologías innovadoras y nuevas, incluidas las espaciales, renovables y nucleares.

LA PANDEMIA DEL COVID-19 HA SUPUESTO UN GRAN RETO PARA CHINA, CON CIERRES SIN PRECEDENTES Y OCASIONALES HISTORIAS DE TERROR SOBRE LOS ORÍGENES Y LA PROPAGACIÓN DEL COVID-19

La colaboración se ha ampliado aún más en defensa y seguridad, ya que Pekín se ha reunido fácilmente con los líderes regionales a más de medio camino. No es de extrañar que haya sabido gestionar con asiduidad las rivalidades intrarregionales y haya cosechado los beneficios desde Teherán hasta Tel Aviv en infraestructuras críticas y compromiso económico.

Hay algunos factores que China ha aprovechado al máximo. La creciente percepción en la región de que, tras la ignominiosa salida de Afganistán, Washington DC está probablemente replegando su cobertura de seguridad para centrarse en el Indo-Pacífico. Sus temores se han visto cimentados por las infracciones y los ataques con drones y proyectiles en vuelo libre de las milicias Houthi, respaldadas por Irán, contra infraestructuras energéticas saudíes y emiratíes y la falta de una respuesta estadounidense adecuada. En segundo lugar, los esfuerzos de la Administración Biden por reactivar el acuerdo nuclear con Irán (JCPOA, por sus siglas en inglés) sin tener en cuenta a Israel ni a los árabes ni sus preocupaciones aumentaron su ansiedad una vez más.

Y lo que es más importante, la dependencia china del petróleo de Oriente Medio y su seguridad es una dimensión y una necesidad importantes, sobre todo porque Estados Unidos se ha vuelto más o menos autosuficiente y competidor de los productores de hidrocarburos de la región. La agilidad china para llenar el vacío y estar presente con bastante rapidez ayuda. Además, la política de China carece de juicios de valor, de enfoques prescriptivos y prepotentes en cuestiones internas y de no injerencia, al menos con los ricos de la región, lo que juega a favor de los líderes de la región que aún luchan contra el impacto de la Primavera Árabe y la pandemia.

Los países árabes y del Golfo tampoco quieren que les tomen el pelo y desean diversificar no sólo sus economías, sino también sus opciones estratégicas y diplomáticas mediante una mayor autonomía estratégica, al tiempo que apuestan por sus mercados en Asia, como China, India, Japón y Corea del Sur. De ahí que el enfoque chino encaje bastante bien con la «Política de Actuación en Oriente» del mundo árabe. Repartir el riesgo y ser pragmático es el mantra, ya que la guerra euroasiática está desplegando un escenario geopolítico muy incierto.

La utilización inteligente de los recursos para acceder a la influencia y servir a los intereses nacionales se está convirtiendo en el modus operandi de Asia Occidental y de otros países que se encuentran en una situación insólita, cuando el armamentismo de los instrumentos financieros, la energía, los alimentos y el combustible se ha convertido en la nueva moneda y la Guerra Fría 2.0 está en ciernes. Es en este contexto en el que la visita del Presidente Xi Jinping ha adquirido mayor importancia.

Aparte de las interacciones de alto nivel y las garantías políticas durante las tres cumbres, se firmaron 34 MdE y Acuerdos por valor de más de 30.000 millones de dólares para la cooperación a largo plazo en diversos ámbitos, desde el despliegue de la 5G de Huawei a la computación en nube, pasando por el espacio y los satélites, las energías renovables y ecológicas, las refinerías y la conexión de la economía digital con las industrias petroleras tradicionales, los misiles o la fabricación de material de defensa, las infraestructuras o la sanidad, los proyectos en la ciudad soñada de NEOM, etc. Se ha previsto un centro regional para las instalaciones de producción chinas con el fin de conectar con las cadenas de valor y suministro.

LA CRECIENTE PERCEPCIÓN EN LA REGIÓN DE QUE, TRAS LA IGNOMINIOSA SALIDA DE AFGANISTÁN, WASHINGTON DC ESTÁ PROBABLEMENTE REPLEGANDO SU COBERTURA DE SEGURIDAD PARA CENTRARSE EN EL INDO-PACÍFICO

Esto también está en consonancia con la política saudí de conceder contratos únicamente a empresas con sede en el Reino. Los intercambios culturales y la proyección de poder blando, con la enseñanza del mandarín en las escuelas y el enlace ferroviario de alta velocidad entre La Meca y Media, van a ser la clave de una conexión P2P, ya que ambas partes subrayaron la conexión histórica aunque las relaciones diplomáticas formales no sean tan antiguas. No todos los detalles quedaron claros por razones obvias, pero los contornos de la Asociación Estratégica Integral se han profundizado y ampliado. Al mismo tiempo, la Visión 2030 del príncipe heredero saudí Mohammed bin Salman para modernizar y reformar el Reino se alineó con los objetivos de la BRI, lo que dice mucho sobre la trayectoria futura, si ambas partes la llevan a cabo con el vigor previsto.

En cuanto a los resultados reales, la Declaración de Riad y los debates mantenidos durante las distintas cumbres explican y subrayan la trayectoria futura y específica del compromiso chino en la región. Pero para los países árabes, especialmente Arabia Saudí, el expediente y el factor iraníes son preocupaciones importantes que se señalaron y abordaron adecuadamente dada la proximidad de China a Teherán y el proverbial acuerdo de asociación estratégica de 400.000 millones de dólares con ellos. No es de extrañar que el Ministerio de Asuntos Exteriores iraní llamara al embajador chino para pedirle explicaciones. No es fácil vadear las sensibilidades de los rivales que reman en distintas direcciones. Pero China desea desempeñar un papel clave en la arquitectura de la seguridad regional, como también ha hecho con la causa palestina.

Los chinos reiteraron sin reservas la «política de una sola China», como el estrecho de Taiwán y el interés estadounidense en el Indo-Pacífico, que a Pekín le resulta incómodo y tóxico. Además, los chinos fueron capaces de asegurar y comprar el silencio del mundo árabe sobre la difícil situación de los musulmanes uigures en China. De hecho, recibieron palmaditas por la desradicalización. Asimismo, el terrorismo no fue un tema tan importante, ya que Pekín sigue protegiendo a los terroristas internacionales acogidos por Islamabad, a pesar de que, irónicamente, ambas partes acordaron reforzar los esfuerzos antiterroristas y rechazar el «doble rasero» en la lucha contra el terrorismo. Pekín también consiguió el apoyo árabe a sus nuevos proyectos emblemáticos, la Iniciativa de Desarrollo Global y la Iniciativa de Seguridad Global, y ambas partes acordaron hacer todo lo posible para construir una comunidad árabe-china con un futuro compartido en la nueva era.

En definitiva, las dos partes pueden sentirse satisfechas, ya que se han tenido en cuenta los intereses mutuos, independientemente de las complejidades chino-estadounidenses. Puede que Arabia Saudí no tome partido abiertamente, pero sin duda puede hablar de tener opciones. No es de extrañar que el ministro de Asuntos Exteriores saudí reiterara que «no creemos en la polarización ni en elegir entre un socio y otro… La economía del Reino está creciendo rápidamente y necesitamos a todos los socios». Por el momento, China no pretende sustituir a Estados Unidos como garante de la seguridad en la región ni está plenamente capacitada para ello, pero sin duda se está labrando un objetivo a largo plazo y un papel definitivo en la arquitectura de seguridad regional a través del «collar de perlas y puertos» y otros mecanismos. Países como India, cercanos a Asia Occidental y dependientes de ella, harían bien en analizar la trayectoria china y elaborar sus estrategias holísticas para la región.

Artículo cortesía de: https://niice.org.np/

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News