27.7 C
New York
sábado, julio 13, 2024

Ron dominicano tiene una elevada carga impositiva

- Advertisement -spot_img

El ron dominicano para su comercio local tiene cargas tributarias diversas que, en promedio, superan y casi duplican los gravámenes que bebidas simulares tienen en los países de América Latina.

La estructura actual que pesa sobre una de las bebidas alcohólicas de mayor popularidad local y más representativa de República Dominicana en el ámbito internacional está conformada por el impuesto a la transferencia de bienes industrializados y servicios (ITBIS) de 18%, a los que se suma un impuesto selectivo al consumo (ISC) específico sobre el grado de alcohol, el cual es ajustada cada tres meses por inflación y actualmente está en RD$724.12 por litro de alcohol absoluto.

A eso se agrega otro ISC ad valorem, que es de 10% del valor final de venta al público.

Esta situación hace que, del valor total de una botella de ron añejo no prémium de 375 ml, el 60% de su valor es de impuestos y solo el 40% corresponde a costos de producción y comercialización.

Así lo dio a conocer la Asociación Dominicana de Productores de Ron (Adopron), en la presentación “Ron dominicana: carga tributaria actual y secuelas de una reforma”, elaborada por el economista Magín Díaz, de la firma Ecomod Consulting.

PRESIÓN TRIBUTARIA

“Los impuestos selectivos a las bebidas alcohólicas representan cerca de un 5% de los ingresos tributarias del país”, dijo Díaz durante la presentación en el hotel Marriott Piantini de esta capital. De manera específica dijo que la carga tributaria sobre las bebidas alcohólicas son el 4.5% del total de recaudaciones del Estado y un 0.6% del producto interno bruto (PIB).

Esa carga tributaria supera por mucho el promedio entre los países de América Latina, que es de 21.4%, mientras que en República Dominicana llega a 36.2%, con el agravante de que en el caso específico del ron resulta mayor, con un 39.4%, indica el informe.

RESULTADOS

Tanto Díaz como Circe Almánzar, vocera de Adopron, coincidieron en que las estadísticas oficiales no muestran un incremento de las recaudaciones del Estado desde 2012 cuando se realizaron los últimos incrementos impositivos al ron hasta la actualidad.

De hecho, lo que se ha visto es una reducción de las recaudaciones combinada con una mayor tendencia al consumo de rones adulterados del mercado informal, que no pagan impuestos.

Esos datos indican que cuando se aplican más impuestos al ron, el consumo no se reduce, sino que se produce un movimiento del consumidor de bebida legal y regulada hacia las falsificadas, lo cual tiene un doble efecto negativo: reducción de las recaudaciones tributarias por ese concepto y aumento de los casos de intoxicación y muertes por el consumo de ron adulterado. Todo eso, en perjuicio del Estado y de los productores que representan esa industria.

PROPUESTAS

La presentación del estudio a los representantes de medios de comunicación fue con la intención de crear conciencia en las autoridades del Gobierno y la ciudadanía de que la industria del ron no resiste más carga tributaria y que si la reforma fiscal que está en proceso de elaboración incluye más impuestos a ese sector, las recaudaciones, en lugar de aumentar, podrían disminuirse.

Por esa razón, Almánzar dijo que los productores de ron proponen fortalecer los mecanismos contra la evasión y la irregularidad en ese mercado, a los fines de que se elimine el comercio de ron adulterado y que predomine el comercio del producto legalizado, el que sí paga impuestos.

La propuesta consiste en establecer “medidas de control de la evasión y el uso de tecnología (como el sistema de trazabilidad implementado en enero de 2020), que serían mucho más efectivos en esta coyuntura”, dijo Díaz al finalizar su presentación.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News