31.3 C
New York
lunes, julio 15, 2024

Con la llama olímpica, Francia inicia un período de seguridad «nunca antes visto»

- Advertisement -spot_img

Con la llegada de la llama olímpica a Marsella el miércoles se abre en Francia un período de fuerte seguridad en un clima de alta tensión, que culminará con la ceremonia de apertura el 26 de julio en París y que durará hasta el final de los Juegos.

“Del 8 de mayo al 10 de septiembre, no hay vuelta atrás”, resume a la AFP un alto cargo del ministerio del Interior, donde las reuniones sobre los Juegos Olímpicos son prácticamente diarias.

La primera etapa de este “desafío de seguridad nunca antes visto” es la llegada de la llama a bordo del velero Belem a Marsella, con un gran dispositivo con 6.000 miembros de las fuerzas del orden movilizadas.

Sumando a los policías municipales y otros agentes de seguridad, “nunca” en la historia de la segunda ciudad de Francia ha habido “tanta seguridad desplegada”, según el alcalde Benoît Payan.

La llama emprenderá entonces un largo camino de 12.000 kilómetros que le llevará por mas de 400 localidades del país, incluyendo sus territorios de ultramar, antes de llegar el 26 de julio a París en la ceremonia de apertura.

A lo largo de su recorrido, una “burbuja” formada por 115 policías y gendarmes protegerán constantemente la llama, a los que se les añadirá un centenar de fuerzas móviles.

El objetivo es evitar el fiasco ocurrido en 2008, durante el paso de la llama por París antes de los Juegos de Pekín, que tuvo que ser interrumpido tras incidentes con manifestantes que denunciaban la política de China en el Tíbet.

– La élite de la Gendarmería, atenta –

En caso de ataque terrorista, es el GIGN, la únidad de élite de la Gendarmería, la que debe intervenir. Sus miembros estarán “en todo momento” a “proximidad” de la llama, explicó recientemente el ministro del Interior Gérald Darmanin.

También habrá desplegado un dispositivo antidrones con el objetivo de “mantener a distancia” cualquier aparato volador “susceptible de ser utilizado con fines terroristas o perturbadores”, según una instrucción consultada por la AFP.

Los Juegos Olímpicos (26 de julio-11 de agosto) y los Paralímpicos (28 de agosto-8 de septiembre) tendrán lugar en un contexto de alto riesgo terrorista, con el plan antiterrorista ‘Vigipirate’ ya en su nivel máximo desde el pasado 24 de marzo y el atentado del Crocus City Hall en Moscú, reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

La ventaja es que “hemos preparado los Juegos en un estado de máxima seguridad, el contexto no es una sorpresa”, indica otro alto cargo del ministerio del Interior.

Incluso si en este momento no hay “ninguna” amenaza particular sobre los Juegos, como repiten las autoridades, la “amenaza es muy alta”, explicaba recientemente una fuente en seguridad, y el “contexto internacional no ayuda a rebajarlo, al contrario”, añadía citando las guerras en Ucrania y Gaza.

La amenaza “endógena” o “interior” sigue siendo la principal, como lo demuestran los últimos atentados cometidos en Arras (al norte de Francia) en octubre de 2023 o al pie de la torre Eiffel en diciembre. Las visitas domiciliarias o registros administrativos son cada vez más numerosos y seguirán “aumentando en intensidad” hasta los Juegos, añade este alto cargo del ministerio.

Primer punto de atención de los servicios antiterroristas a lo largo del período de los Juegos Olímpicos: “El flujo masivo de visitantes, entre los que podrían encontrarse personas malintencionadas”, añade la fuente en seguridad.

Otro riesgo, el de la manipulación e injerencias informativas, con el que se busque “asestar golpes a la reputación dando más importancia a los microincidentes”.

– “Un Tour de Francia a 4 km/h” –

El último ejemplo fue el de las estrellas de David que aparecieron en París en el inicio de la guerra entre Israel y el movimiento palestino Hamás, que provocó una profunda conmoción, antes de que una investigación las atribuyera a los servicios secretos rusos.

En lo que se refiere a protestas sociales, las autoridades esperan manifestaciones de grupos ecologistas o de ultraizquierda, que verían una “oportunidad mediática”, en especial durante el relevo de la llama.

Visto el trazado “hay tantos sitios como protestas posibles”, asegura el alto cargo del ministerio.

No obstante, esta fuente se muestra optimista: “El relevo de la llama es como asegurar un Tour de Francia pero a 4 km/h”. A esta velocidad, es posible “anticipar” o “rodear” una posible acción de protesta. Dado el nivel de protección desplegado alrededor de la llama, “para apagarla hará falta echarle verdaderas ganas”.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News