22.5 C
New York
domingo, julio 21, 2024

EE.UU. tiene una crisis fronteriza

- Advertisement -spot_img

(CNN) — Una discusión sin sentido azotó a Washington durante gran parte de este año sobre si la frontera sur de Estados Unidos está en crisis. Pero ahora nadie duda del caos y el potencial aumento de inmigrantes que podría desencadenar un cambio de política inminente la próxima semana.

Se espera que la expiración el miércoles de una orden de la era Trump que explotó las justificaciones de salud pública durante la pandemia para rechazar a miles de migrantes ejerza una gran presión sobre un sistema fronterizo, de inmigración y de asilo que ya está sobrecargado.

El Departamento de Seguridad Nacional dio a conocer este jueves un plan de emergencia de seis puntos para abordar la crisis mientras los republicanos que se preparaban para tomar el control de la Cámara de Representantes blandieron el caos potencial como prueba de sus afirmaciones de negligencia grave de la Casa Blanca en la frontera.

Incluso algunos demócratas advierten que una gran afluencia de inmigrantes la próxima semana podría tener múltiples consecuencias adversas. Los críticos dicen que la administración tardó demasiado en abordar el tema y no ha hecho lo suficiente, aunque también culpan al Congreso por no reformar durante décadas el sistema de inmigración y la vigilancia fronteriza, un objetivo que las encuestas muestran repetidamente que el público apoya.

“Tenemos una fuga”, dijo el jueves el juez del condado de Hidalgo, Richard Cortez, en “CNN This Morning”. “Necesitamos que un plomero venga y detenga la fuga. Y en cambio, lo que estamos haciendo es traer más baldes para contener el agua”.

Mientras tanto, el gobernador de California, Gavin Newsom, le dijo a ABC News esta semana que la expiración de la política conocida como Título 42 podría sobrecargar la capacidad de su estado para hacer frente a la situación. “El hecho es que lo que tenemos en este momento no está funcionando, y está a punto de irrumpir en un mundo posterior al (Título) 42 a menos que asumamos cierta responsabilidad y propiedad”, dijo.

La fiscal general adjunta Lisa Monaco le dijo a CBS News que estaba preocupada por un aumento en la “migración ilegal” y el contrabando de drogas. Algunas jurisdicciones demócratas, como la ciudad de Nueva York, por ejemplo, ya están luchando para hacer frente a los inmigrantes que ya han llegado mientras se preparan para recibir más.

Un curita de la era de la pandemia para un problema más amplio

El Título 42 se introdujo a principios de la emergencia por el covid-19 y permitió a los funcionarios rechazar ciertas categorías de migrantes. Pero los críticos dicen que no solo abusó de los principios de la salud pública, especialmente por haber estado vigente durante tanto tiempo, sino que fue una violación cruel e injusta del derecho humano a presentar una solicitud de asilo. Un juez federal en Louisiana bloqueó una oferta anterior de la administración Biden para cancelar la orden, pero un juez federal en Washington la anuló en noviembre y la declaró “arbitraria y caprichosa”.

En medio de la creciente preocupación de que grandes grupos de migrantes que esperan en México puedan cruzar la frontera la próxima semana, el equipo de Biden dijo el jueves que estaba aumentando los recursos para el área, mejorando la eficiencia del procesamiento de solicitudes de inmigración, imponiendo consecuencias por la entrada ilegal, reforzando la capacidad de las organizaciones sin fines de lucro, apuntando a los contrabandistas y trabajando con socios internacionales.

Pero a menudo parecía que la Casa Blanca quería hablar de cualquier cosa menos de la frontera para evitar retrocesos políticos y que la administración carecía de urgencia para abordar la inmigración en su conjunto, uno de los temas más molestos para este presidente y sus predecesores. Los republicanos han exigido que Biden visite la frontera, aunque el teatro político que rodea tal viaje ahora podría empañar cualquier intento del presidente de ofrecer claridad sobre un problema profundamente complicado. Aún así, el representante demócrata Henry Cuellar de Texas dijo en CNN “This Morning” este miércoles que el presidente debería ir de todos modos.

“No sé por qué siguen evitando la frontera y diciendo que hay otras cosas más importantes que visitar la frontera”, dijo. “Si hay una crisis, preséntese. Solo preséntese”, dijo Cuéllar.

Y en otro revés a los esfuerzos de Biden para poner fin a algunas de las controvertidas políticas de inmigración de Trump, un juez federal en Texas detuvo el intento más reciente de la administración de poner fin al llamado programa “Permanecer en México”, que envía a ciertos ciudadanos no mexicanos que ingresaron a EE.UU. de regreso a México, en lugar de detenerlos o liberarlos en territorio estadounidense, mientras se desarrollaban sus procedimientos de inmigración.

El Partido Republicano prepara un escrutinio implacable en la frontera

Está dentro del derecho de la nueva mayoría republicana investigar el fracaso de la administración para detener un aumento en los encuentros con personas que cruzan la frontera durante el mandato de Biden y la intensidad de su política de inmigración en general. Las autoridades fronterizas de EE.UU. encontraron más de dos millones de migrantes en el año fiscal 2022, según las cifras de Aduanas y Protección Fronteriza publicadas en octubre, frente a los 1,7 millones en 2021. Los conservadores dicen que esto es prueba de una «frontera abierta» que significa que muchos más migrantes pasan en un escenario que pone en peligro la seguridad nacional. Muchos demócratas argumentan que un gran número de migrantes se encuentran con agentes fronterizos en múltiples intentos de cruzar a EE.UU. después de que los envían de regreso repetidamente.

Pero, en términos más generales, la expiración del Título 42 también es un microcosmos de un debate tóxico sobre la inmigración, envueltos en la demagogia de los medios conservadores y distorsionado por algunos republicanos por una sacudida política que ha hecho que un problema nacional e internacional de múltiples niveles sea imposible de resolver durante décadas. La retórica extrema y el enfoque caótico de línea dura del expresidente Donald Trump envenenaron aún más este tema y dejaron el sistema de inmigración en el caos.

Algunos miembros de la nueva mayoría republicana en la Cámara de Representantes que asumirá el próximo mes parecen más decididos a llevar a juicio político al secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, por un delito grave y un delito menor hasta ahora no especificado, en venganza por el doble juicio político de Trump, que a trabajar para encontrar un solución integral a uno de los peores problemas de la nación.

Y al enviar inmigrantes a lugares como Manhattan, Washington y Martha’s Vineyard, los gobernadores republicanos como Ron DeSantis de Florida y Greg Abbott de Texas parecen más interesados en ganar puntos con los posibles votantes de las primarias presidenciales republicanas utilizando a los inmigrantes como peones políticos que llamar la atención sobre la carga que soportan los estados en esta crisis.

Los republicanos tienen razón al destacar la epidemia de muertes por fentanilo en Estados Unidos que cruza la frontera desde México, a menudo usando precursores químicos de China. Pero también pasaron cuatro años complaciendo la obsesión de Trump con un muro fronterizo que hace poco para detener la entrada de narcóticos que en su mayoría llegan a través de los puntos de control fronterizos, escondidos en vehículos por los cárteles de la droga.

Otra tragedia destacada sobre la expiración del Título 42 tiene sus raíces en la difícil situación de los migrantes que huyen del crimen, la persecución, la represión económica y social en América Central y del Sur que hacen un viaje peligroso a Estados Unidos, a menudo a merced de traficantes de personas despiadados y con ningún resultado seguro.

Biden asignó a la vicepresidenta Kamala Harris para abordar las causas fundamentales de la inmigración de las naciones del hemisferio occidental. Su tarea es complicada, considerando la corrupción, los estados inestables y las tensiones entre naciones como Guatemala, Honduras, Venezuela y El Salvador y Estados Unidos, sin mencionar las relaciones problemáticas en los últimos años entre México y Washington.

Ella argumentó en la Cumbre de las Américas en Los Ángeles en junio que ningún migrante quería irse de casa, pero que muchos se vieron obligados a hacerlo por las terribles condiciones. Harris también ha tratado de estimular la inversión privada para mitigar la pobreza que obliga a las personas a huir. Pero al mismo tiempo, no ha habido mucha evidencia pública reciente de que sus esfuerzos estén dando frutos o una sensación de que un tema que trae consigo un peligro político sustancial es su prioridad abrumadora.

Cualquier solución permanente a los problemas fronterizos implicaría una inversión enorme para asegurar la frontera, con barreras donde tenga sentido pero también con nueva tecnología de rastreo y mano de obra donde los muros no ayudan. Abordaría la difícil situación de los inmigrantes indocumentados que llegaron a EE. UU. cuando eran menores, conocidos como Dreamers. También proporcionaría un camino a largo plazo hacia el estatus legal para millones de inmigrantes indocumentados más, ampliaría los tribunales de asilo para agilizar las solicitudes y reformaría el sistema de inmigración legal y visas para los trabajadores inmigrantes necesarios para abordar la escasez de mano de obra económicamente dañina en la agricultura y las industrias de catering, por ejemplo.

Pero las compensaciones políticas y la buena voluntad requeridas para tal reforma desafiaron al Congreso durante las presidencias de George W. Bush y Barack Obama. Un último esfuerzo del senador republicano por Carolina del Norte, Thom Tillis, y la senadora por Arizona, Kyrsten Sinema, quien recientemente se volvió independiente, que hubiera llevado a la protección de los Dreamers y a nuevas medidas para detener los cruces fronterizos en este Congreso, simplemente fracasó.

Fue la señal más reciente de que un Washington quebrantado no puede solucionar uno de los problemas más insolubles de Estados Unidos, un fracaso que conduce repetidamente a situaciones como la que se desarrollará en la frontera la próxima semana.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News