31.3 C
New York
lunes, julio 15, 2024

La jornada real cae a 35 horas y apunta a una economía que no crea empleo, solo lo reparte

- Advertisement -spot_img

El Gobierno ha aprovechado la celebración del 1 de mayo para relanzar su propuesta para reducir la jornada laboral a las 38,5 horas semanales ya en 2024 y a las 37,5 horas en 2025. Lo hizo apenas unos días después de la publicación de una EPA que revela que los asalariados españoles ya trabajan, en la práctica, una media de 35 horas semanales en el primer trimestre, en mínimos de la serie histórica. Una evolución que augura una economía que crea cada vez menos empleo y solo reparte los mismos puestos entre más personas. Un escenario en el que recortar el tope legal no pasa de ‘brindis al sol’ ante problemas mucho más acuciantes.

Que el país con la mayor tasa de paro de la Unión Europea, que además acaba de recuperar la cota del 12%, ponga el foco de su estrategia en materia laboral en reducir la jornada laboral resulta sorprendente. Aunque políticamente tiene todo el sentido: es el único apartado en el que el PSOE y Sumar están de acuerdo, hasta el punto de que acordaron el calendario para hacerlo al margen de patronal y sindicatos.

La vicepresidente segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Diaz, aspira a capitalizar lo que considera una demanda ciudadana (trabajar menos horas por el mismo sueldo) que también se ha producido en el resto de la Unión Europea. Aunque allí las medidas no han pasado de la fase experimental y por una buena razón: sus consecuencias despiertan muchas dudas.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News