- Advertisement -spot_img
14.8 C
New York
miércoles, abril 17, 2024

Las elecciones parciales de EE UU dan un balón de oxígeno a los demócratas con importantes victorias en tres Estados

- Advertisement -spot_img

El Partido Demócrata ha recibido una inyección de optimismo cuando más lo necesitaba. Con la popularidad del presidente, Joe Biden, por los suelos, la noche electoral del martes ha dejado para los demócratas tres importantes victorias de diferente tipo en Ohio, Virginia y Kentucky, que tienen el aborto como denominador común. Los triunfos llegan a un año de las elecciones presidenciales, en las que Biden se sitúa en las encuestas por detrás de su previsible rival, el republicano Donald Trump.

En Ohio se votaba un referéndum, en Kentucky se elegía gobernador y en Virginia, las cámaras parlamentarias estatales. En los tres estaba el derecho al aborto como telón de fondo. Con el referéndum, Ohio lo blinda en su Constitución estatal. En Kentucky, un Estado marcadamente republicano, el gobernador, Andy Beshear, ha centrado buena parte de su campaña para la reelección en criticar a su rival republicano por su apoyo inicial a una ley contra el aborto que no hacía excepciones ni siquiera en casos de incesto o violación. En Virginia, el control parlamentario habría permitido a los republicanos aprobar una ley que limitase el aborto a las primeras 15 semanas de gestación y los demócratas lo han utilizado como principal argumento electoral. En los tres casos, las posiciones a favor del aborto se han impuesto.

El resultado muestra que la defensa del aborto sigue movilizando al electorado demócrata año y medio después de que el Tribunal Supremo lo derogase como un derecho constitucional en todo el país y remitiese su regulación a los Estados. Los republicanos han intentado sin éxito centrar la campaña en asuntos que han erosionado la popularidad de Biden, como la inflación, la inmigración irregular y la delincuencia. El resultado es un soplo de esperanza para el intento del líder demócrata de lograr la reelección en 2024.

El resultado, no obstante, no permite ni mucho menos sacar conclusiones definitivas. Beshear, por ejemplo, ha logrado la reelección desvinculándose de Biden y evitando citarle, pese al bombardeo publicitario republicano contra el presidente durante la campaña para asociar a ambos. Durante su mandato de cuatro años, en el que ha tenido que dar respuesta a varias catástrofes naturales, Beshear ha logrado una gran popularidad. Más allá del aborto, la reelección no habría sido posible sin su marca personal. Ha logrado un 52,5% de los votos, frente al 47,5% del republicano Daniel Cameron, que contaba con el respaldo de Trump.

Para Glenn Youngkin, el gobernador republicano de Virginia, la votación supone un golpe a sus indisimuladas aspiraciones presidenciales. En principio, parece eliminar la posibilidad de una entrada de última hora en la carrera de 2024. Su momento quizá sea 2028, pero queda debilitado después de que los demócratas no solo hayan retenido el Senado estatal, sino que también hayan conquistado la Cámara Baja, llamada Cámara de Delegados. Youngkin se presentaba como un candidato capaz de batir a los demócratas en su propio terreno, pero los hechos le han desmentido. La ley del aborto que proponía, una ley de plazos de 15 semanas con excepciones en casos de violación, incesto o peligro para la vida de la madre (similar a la española en vigor), ha sido atacada sin cesar por la campaña demócrata.

En las elecciones a la llamada Cámara de Delegados, Danica Roem se convertirá en la primera senadora transgénero del Estado. Ha derrotado en el condado de Fairfax a un antiguo policía que apoyaba la prohibición de que los atletas transgénero compitieran en los deportes de secundaria. Los mensajes contra las personas trans, en los que se han embarcado los republicanos de forma insistente, no les han dado el resultado electoral que esperaban.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News