- Advertisement -spot_img
28 C
New York
viernes, mayo 24, 2024

Los republicanos aprueban por la mínima una lista de exigencias a Biden a cambio de evitar el ‘default’ de EEUU

- Advertisement -spot_img

El ‘default’ de EEUU está ahora más cerca. El miércoles por la noche, la Cámara de Representantes aprobó por un solo voto una lista de exigencias para abrir negociaciones con el presidente, Joe Biden, a cambio de permitir al Tesoro emitir bonos para pagar sus deudas durante un año más. Unas exigencias que los demócratas han rechazado de plano y por completo, y que pueden empujar al país a una crisis nunca vista.

El proyecto republicano, negociado entre el presidente del Congreso, Kevin McCarthy, y el ala más radical del Partido Republicano, de la que depende su cargo, obligaría a aprobar fuertes recortes de gasto público, prohibiría sacar adelante varias de las promesas electorales del presidente y eliminaría gran parte de la ley de inversiones en energías renovables que aprobó el año pasado. Y, al extender el llamado techo de la deuda durante un solo año, obligaría a repetir este proceso en plena campaña presidencial, el próximo verano.

La votación se aprobó por apenas un voto tras horas de negociaciones entre McCarthy y una decena de diputados conservadores que se negaban a rebajar sus exigencias. El resultado final fue 217 a 215, con tres abstenciones (los tres ausentes, que no podían votar de forma telemática porque McCarthy eliminó esta posibilidad al tomar el cargo, habrían llevado el resultado a 218 a favor y 217 en contra) y cuatro republicanos rechazando el proyecto de su partido.

El líder del Senado, el demócrata Chuck Schumer, ya ha dejado claro que no tiene la más mínima intención de llevar a votación este proyecto, y Biden ha añadido que lo vetará si las dos Cámaras llegaran a aprobarlo. Ambos han tachado este proyecto de ‘lista de deseos’ republicanos, y de poco menos que chantaje, ya que implicaría prácticamente aprobar el programa electoral completo de los republicanos y renunciar al suyo propio a cambio de evitar la quiebra de EEUU durante un año.

McCarthy, consciente de que este texto no va a salir adelante, había pedido a los suyos aprobarlo para «abrir negociaciones» con Biden, con el objetivo de sacar adelante al menos algún punto de la lista. Pero el ‘caucus de la libertad’, el grupo que reúne a los diputados republicanos más radicales, han dejado claro que consideran este texto un «suelo» y no un «techo». Es decir, que están abiertos a que Biden ceda aún más, pero no a renunciar a una sola palabra de lo que ya aprobaron ayer.

La posición del presidente, mientras tanto, es que evitar la quiebra de EEUU es una «obligación básica» de todos los partidos con responsabilidades en el Gobierno, y que no está dispuesto a hacer concesiones legislativas a los republicanos si todo lo que ofrecen ellos a cambio es no llevar al país al ‘default’.

El resultado es que EEUU sigue inmerso en un ‘juego del gallina’ en el que, si nadie cede, el país puede acabar cayendo por el barranco del ‘default’, en algún momento entre junio y agosto. Una situación en la que ya se vieron en 2011, y que dejó secuelas durante mucho tiempo. La pregunta ahora es quién está dispuesto a renunciar a sus objetivos máximos primero, o si ambas partes creen que llevar a la economía de EEUU, y posiblemente a la del mundo, a una crisis sin precedentes es preferible a ceder a sus rivales políticos.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News