- Advertisement -spot_img
26.7 C
New York
martes, mayo 28, 2024

Así están los billetes del país más pobre de Asia: celo, pegamento y horas de trabajo manual

- Advertisement -spot_img

La economía de Afganistán se encuentra al borde del colapso. En 2020 el número de afganos en situación de pobreza era de 19 millones. Hoy, la cifra se ha disparado hasta los 34 millones. La toma de control de los talibanes ha supuesto la pérdida repentina de la ayuda internacional y el acceso a la financiación, según un informe reciente de la ONU. La situación es crítica para una economía en la que la ineficiencia es uno de los obstáculos principales. Buena prueba de ello es la cantidad de hora que dedican muchos trabajadores afganos para remendar unos decrépitos billetes que llevan sin renovarse años ante la incapacidad del país para imprimir su propio dinero.

En 2021, muchos programas de ayuda se redujeron cuando los países se negaron a tratar con los talibanes, lo que provocó una crisis económica. «El fin de la asistencia exterior, que anteriormente representaba casi el 70% del presupuesto del gobierno, ha resultado en una contracción considerable de las finanzas públicas», dice el resumen ejecutivo del informe. El último ranking de renta per cápita revela que Afganistán es el país más pobre de Asia con unos 450 dólares por habitante. Solo Corea del Norte, cuyos datos son opacos, podría ser igual o más ‘pobre’ que Afganistán.

El banco central no ha podido proporcionar liquidez adecuada a los bancos debido a la incapacidad de imprimir dinero y la congelación de sus activos extranjeros en poder de los bancos occidentales.

Tras echar el cierre, Shukrullah, un comerciante de Kabul, pasa una hora reparando con celo los billetes rotos con los que pagan sus clientes, una obligación en la economía de Afganistán aislada e inundada de billetes desgastados, mientras los talibanes buscan opciones para imprimir su moneda, según explican desde la agencia Efe.

El problema con los decrépitos afgani, la moneda nacional, se extiende a todos los ámbitos de la vida en este país asiático donde el efectivo es rey y que se encuentra sumido en una grave crisis económica y social por décadas de conflicto, agudizada por la toma de poder de los talibanes en agosto de 2021.

Son irreconocibles

«Después de un largo día en la tienda, paso una hora reparando los billetes rasgados con cinta adhesiva», explicó a EFE Shukrullah, que regenta un negocio en el distrito policial 5 de la capital afgana.

Mohammad Yahooq Mirzaee, un tendero del distrito policial 4 capitalino, constató a EFE que los billetes «son muy frágiles y están desgastados», pero no puede arriesgarse a rechazarlos y perder un negocio aunque esto le cause luego problemas. «Los mayoristas no los aceptan», explicó un resignado Mirzaee.

No solo suscitan problemas entre comerciantes y sus distribuidores, sino que el estado de la moneda afgana es fuente de peleas diarias a la hora de hacer cualquier transacción. En muchos de los billetes, lamentó a EFE el residente capitalino Omar Pamir, ni siquiera se distingue su valor. ¿Diez afganis, veinte, cincuenta?

«Cada día tenemos que discutir con nuestros pasajeros por el dinero viejo, algunas veces estas peleas duran minutos», señaló a EFE Abdul Ghani, conductor de una furgoneta en la ciudad sureña de Kandahar.

La situación en Kabul ya es complicada, pero el problema se extiende a todas las provincias de este país asiático y los cambistas han empezado a reemplazar billetes viejos por otros más nuevos a cambio de una comisión.

Contrato para imprimir billetes

Los talibanes y el banco central afgano (DAB, en inglés) han tratado de resolver el problema obteniendo billetes nuevos, a través de contratos con compañías extranjeras.

Y es que Afganistán siempre ha dependido de empresas en el extranjero para imprimir su moneda, explicó a EFE un gobernador adjunto retirado de la institución, Wahidullah Nosher.

«Hace tres años que no se imprimen nuevos billetes, y el último contrato data del (depuesto) Gobierno de la república con la imprenta polaca PWPW por 10.000 millones de afganis», explicó.

El pasado 14 de junio, el director del DAB afirmó durante un encuentro con el primer ministro del Gobierno interino afgano, Maulawi Abdul Kabir, que el banco central ha alcanzado un nuevo acuerdo con otra compañía internacional para obtener nuevos billetes.

El DAB no ha aportado detalles sobre la compañía o el número de billetes, y un portavoz del banco, Haseebullah Noori, se limitó a indicar a EFE que hará los detalles públicos «cuando haya novedades». Nosher apuntó a que este último contrato se alcanzó con una compañía francesa por 100.000 millones de afganis.

Sin embargo, una fuente del DAB que pidió el anonimato destacó los problemas con las recientes campañas para renovar los billetes en Afganistán.

«El DAB anunció que proveería cien millones de nuevos billetes a los bancos comerciales, pero hasta donde yo sé, sólo se han distribuido unos 20 y no sé dónde han ido a parar los restantes», lamentó.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News