- Advertisement -spot_img
14.1 C
New York
viernes, abril 12, 2024

Biden y los republicanos se reúnen a un mes de la suspensión de pagos de EEUU sin un acuerdo a la vista

- Advertisement -spot_img

La cuenta atrás para que EEUU entre en quiebra técnica sigue en marcha, y las estimaciones del Tesoro estadounidense y de Goldman Sachs es que el ‘día D’ en el que el Gobierno de Joe Biden se quede sin dinero para pagar sus deudas y se vea obligado a declarar la suspensión de pagos llegará en un mes. La llave para salir de esta crisis la tiene el presidente del Congreso, el republicano Kevin McCarthy, que es el que debe autorizar al Gobierno a emitir bonos de nuevo. Y este martes, tras varios meses sin relaciones, ambas partes van a reunirse para hablar en la Casa Blanca.

Por el momento, las posiciones están muy alejadas. Biden exige que el Congreso permita emitir nuevos bonos sin más, alegando que su único interés es pagar las deudas en las que ya ha incurrido el Estado por los presupuestos aprobados por ese mismo Congreso, con el apoyo republicano, y recordando que ellos votaron tres veces a favor de emitir más deuda durante el Gobierno de Donald Trump sin exigir nada a cambio ni tomar la estabilidad financiera mundial como «rehén».

McCarthy, por su parte, quiere que los demócratas les aprueben una larga lista de objetivos políticos, como fuertes recortes de gasto público, una derogación parcial de la ley de cambio climático y energías verdes aprobada por Biden el año pasado y una nueva ley para permitir más producción de energías fósiles. A cambio, permitiría emitir más deuda durante solo un año, lo que obligaría a repetir todo este proceso el próximo verano, en mitad de la campaña presidencial de 2024.

Antes de la reunión, McCarthy ha advertido que, dados los plazos del legislativo, el acuerdo debería firmarse en una semana para poder estar ratificado por las dos cámaras y el presidente antes de la primera semana de junio. «No creo que sea tan difícil», ha añadido. Lo que sí ha dejado claro es que no estaría dispuesto a aprobar una prórroga parcial del plazo, hasta julio o agosto, para dar más tiempo a unas negociaciones.

La solución más probable, como la vez que ocurrió una crisis similar en 2011, sería un acuerdo que contente y moleste a ambas partes por igual, pero todavía no hay ningún borrador sobre la mesa. Y lo que hay es una amenaza que pende sobre McCarthy: a cambio de su cargo como presidente de la Cámara Baja, cedió ante el ala más radical de su partido y permitió que un solo diputado pueda presentar una moción de censura contra él, sin ningún requisito adicional. Así que si esos diputados temen que su líder los esté ‘vendiendo’, pueden amenazarle con su destitución inmediata, lo que reduce su margen de maniobra en unas negociaciones.

¿Solución de emergencia?

La alternativa, si no hay acuerdo, sería aprovechar una cláusula de la Constitución, la 14ª Enmienda, que afirma que «No se cuestionará la validez de la deuda pública de los EEUU autorizada por la ley». Bob Hackett, profesor de la Universidad Cornell de Derecho, afirmó esta mañana que, en su opinión, si Biden decidiera emitir más deuda pública para cubrir las deudas provocadas por el gasto público establecido por los Presupuestos, el Tribunal Supremo difícilmente tumbaría esa decisión, porque la alternativa, ordenar al Gobierno que declare la quiebra, sería una violación aún mayor de dicho precepto constitucional.

Aun así, esa posibilidad sigue siendo una ‘solución límite’ que nadie quiere probar si existe otra salida. El problema es que las posiciones siguen muy alejadas, y el plazo para llegar a un acuerdo se reduce a marchas forzadas. La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, insiste en que no contempla «ningún escenario que no sea que el Congreso autorice al Gobierno a emitir más bonos». Si no hay acuerdo y EEUU se acaba declarando en bancarrota, los analistas temen un ‘shock’ a la economía mundial que llegue a restar un 0,7% del PIB del planeta y sacuda a los mercados. Y los inversores se lo están tomando en serio: el riesgo de una quiebra norteamericana lleva meses creciendo lenta pero inexorablemente.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News