- Advertisement -spot_img
20.7 C
New York
martes, mayo 28, 2024

Cataluña y Baleares dedican un 58% de sus salarios al pago del alquiler

- Advertisement -spot_img

Detrás de la cifra, se esconde la vorágine en la que los precios de los arrendamientos entraron como consecuencia de la subida de los tipos de interés decretada en julio del año pasado por el Banco central Europeo. La caída de los sueldos, del 0,7%, perdió el pulso ante el alza del alquiler, que se disparó un 7,4% en España.

«Ya no solo es que los salarios no crezcan al mismo ritmo que la vivienda. La principal razón de alcanzar la cota más alta de la historia es que el precio del alquiler se encuentra en su nivel máximo histórico, mostrando los incrementos más abultados de los últimos 17 años», comenta María Matos, directora de Estudios y portavoz del portal inmobiliario. En España, el pago del alquiler devora un 43% de los ingresos de los hogares. En todo caso, el esfuerzo exigido por el mercado se sitúa muy por encima de lo recomendado por los organismos de control comunitarios, que aconsejan no utilizar más del 30% del salario al pago de la vivienda. «En estos momentos se encuentra más de 10 puntos por encima de la cifra de hace 10 años», añade Matos.

l informe deja al descubierto la brecha de precios que se abre entre las diferentes regiones españolas. Mientras que el pago del alquiler en la principales zonas tensionadas -como Baleares, Cataluña, Madrid o País Vasco- demandan más de la mitad de los ingresos al inquilino, en otras comunidades -como Castilla-La Mancha o Extremadura- tan solo se necesita un cuarto del salario medio para hacer frente al coste de la vivienda.

Los expertos inmobiliarios advierten de que la situación irá a peor, «a nivel general y sobre todo en las zonas tensionadas es evidente que la problemática de acceso al alquiler se agrava cada vez más», afirman.

Durante las últimas semanas, la vivienda ha entrado con fuerza en la batalla preelectoral. El acuerdo anunciado la pasada semana para la aprobación en el Congreso de los Diputados de la Ley de Vivienda, que limita las subidas en zonas tensionadas, ha provocado una lluvia de propuestas alternativas para relajar el precio de la vivienda en España. El Gobierno pretende atajar la crisis de precios a través de un incremento de la oferta. El pasado martes, el Consejo de Ministros aprobó la movilización de más de 50.000 viviendas en poder de la Sareb. Por su parte, el líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, anunció un cheque de 1.000 euros para ayudar a la emancipación de los jóvenes.

Caída de los salarios

El incremento de ingresos que un hogar debe dedicar al pago del alquiler, cojea también por el lado de los salarios. En plena crisis de la inflación, los sueldos cayeron una media del 0,7%, «esto supone una pérdida del 6,4% en el poder adquisitivo, si tenemos en cuenta que la inflación cerró el año en un 5,7%«, asegura Mónica Pérez, directora de Estudios de InfoJobs.

El comportamiento de las retribuciones fue muy desigual en 2022. Mientras que en sectores como la informática y telecomunicaciones, construcción y turismo y restauración subieron, como consecuencia de la falta de personal disponible, en otros se vieron menguadas por el efecto arrastre de la inflación.

Barcelona,  a la cabeza

Según el análisis, en un 67% de España es necesario destinar más de un 30% de los ingresos al pago del alquiler de un inmueble medio de 80 metros cuadrados. La tensión se dispara en la provincia de Barcelona, que con el suelo más caro del país, exigió un 62% de los sueldos de sus inquilinos. Por detrás se sitúa Gipuzkoa, en la que es necesario reservar un 59% de los ingresos procedentes del trabajo para hacer frente al alquiler. En Málaga o Las Palmas, se requiere más de la mitad del sueldo.

El informe destaca el crecimiento extraordinario del precio de Baleares, la vivienda en alquiler cerró 2022 con un incremento anual del 18,2% y situó el precio de diciembre en los 14,16 euros por metro cuadrado al mes.  Sus ciudadanos tuvieron que utilizar el 58% de su sueldo bruto para pagar sus alquileres.

En contra,  vivir en Ciudad Real, Cáceres, Jaén, Zamora y Albacetese hace mucho menos costoso. Los inquilinos que residen en estas provincias dedican menos del 25% de sus remuneraciones a hacer frente a sus arrendamientos.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News