14.5 C
New York
jueves, septiembre 28, 2023

Ecuador y Argentina restablecen las relaciones diplomáticas tras el conflicto por la fuga de la exministra Duarte

- Advertisement -spot_img

El presidente ecuatoriano, Guillermo Lasso, mantuvo este martes una reunión con su par argentino, Alberto Fernández, en la que acordaron reanudar las relaciones diplomáticas entre sus países y designar nuevos embajadores, tras el conflicto que desató en marzo la fuga de la condenada exministra correísta María de los Ángeles Duarte de la sede de la misión diplomática de Buenos Aires en Quito.

Durante el encuentro, celebrado en el marco de la III Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que finalizó esta jornada en Bruselas (Bélgica), ambos mandatarios se comprometieron a «continuar estrechando sus lazos de cooperación, especialmente en comercio«, señaló en su cuenta de Twitter Lasso, que adjuntó una foto de la cita con su homólogo argentino.

Por su parte, Fernández, quien estuvo acompañado por el canciller argentino, Santiago Cafiero, destacó la importancia de «modernizar los acuerdos vigentes para ampliar y diversificar nuestras exportaciones, especialmente en el sector automotor». «La hermandad que une a nuestros pueblos es histórica y debemos continuar fortaleciéndola», dijo el mandatario.

¿Por qué Duarte enfrentó a Quito y Buenos Aires?

María de los Ángeles Duarte, que ocupó diversas carteras durante el mandato de Rafael Correa, fue condenada en 2020 a ocho años de prisión por el delito de cohecho por el caso Sobornos 2012-2016 y, desde agosto de aquel año, se hallaba refugiada, junto con su hijo menor de edad, en la Embajada argentina en Quito en calidad de «huésped por motivos humanitarios».

En diciembre de 2022, el Gobierno de Fernández le concedió asilo diplomático a Duarte, pero las autoridades ecuatorianas se negaron a entregarle el salvoconducto para que pudiera viajar a Buenos Aires y manifestaron su molestia, señalando que no estaban de acuerdo con que se le diera «asilo a una persona condenada por hechos de corrupción».

Entonces, Duarte decidió abandonar la sede de la misión diplomática, porque —dijo— el Gobierno ecuatoriano la convirtió «en su rehén política». Posteriormente, trascendió que la política se encontraba en Venezuela y se había presentado en la Embajada de Buenos Aires en Caracas. El entonces canciller Juan Carlos Holguín sugirió que la Embajada de Argentina pudo haber sido cómplice en su salida, acusación que fue rechazada por Buenos Aires.

Ante esta situación, el Gobierno ecuatoriano tomó la decisión de declarar ‘persona non grata’ al embajador de Argentina en Quito, Gabriel Fuks. En respuesta, Argentina hizo lo propio en relación al embajador ecuatoriano en Buenos Aires, Xavier Alfonso Monge Yoder.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News