14.5 C
New York
jueves, septiembre 28, 2023

El FMI revisa al alza el crecimiento de España, que será la locomotora del euro durante tres años seguidos

- Advertisement -spot_img

Lo comido por lo servido. El Fondo Monetario Internacional ha revisado al alza el crecimiento de España para 2023 en cuatro décimas, a la vez que ha revisado a la baja en la misma cantidad el avance del producto en 2024. De este modo, el PIB aumentará un 1,5% este año y un 2% en 2024, frente al 1,1% y 2,4% anunciado en las previsiones de enero. No obstante, España queda como líder absoluto entre los grandes países del euro en lo que a crecimiento del PIB se refiere.

De este modo, la economía de España será la locomotora de Europa durante tres años seguidos (otros organismos como el Banco de España ya habían mejorado sus previsiones para el país). Dentro de las grandes economías del euro (Alemania, Italia, Francia y la propia España), España liderará el crecimiento entre las grandes del euro en 2022, 2023 y 2024 con un avance de la producción del 5,5%, 1,5% y 2%, respectivamente.

España crecerá el doble que Francia o Italia

La economía nacional crecerá el doble que la de Italia o Francia en 2023, cuyo PIB avanzará un 0,7%, mientras que Alemania queda como economía rezagada con una tasa de variación negativa del 0,1%, aunque en 2024 volverá a terreno positivo con un avance del 1,1%. El crecimiento medio de 2023 en la Eurozona será del 0,8% y del 1,4% en 2024.

Aunque esto son buenas noticias, también hay que tener en cuenta que la economía española sufrió la mayor caída del PIB en 2020 durante la crisis del covid y ha sido de las últimas en recuperar los niveles de producción previos a la pandemia a nivel global.

El propio informe del FMI muestra que en términos de PIB per cápita, España sufrió una debacle del -11,8% en 2020, la mayor caída de todos los países analizados en el informe. De media, el PIB per cápita (resultado de dividir el PIB agregado entre la población) cayó el doble que la media de la UE.

Una inflación más baja

Además de las buenas proyecciones de PIB, España también disfrutará de una de las inflaciones más bajas entre las grandes economías de la zona euro. La inflación caerá en 2023 hasta el 4,3% (la más baja entre los grandes del euro) y hasta el 3,2% en 2024, frente al 2,9% esperado en la Eurozona. Es decir, el IPC se reducirá más rápido en España, pero se mantendrá en niveles relativamente elevados (respecto a las últimas décadas) más tiempo que en la Eurozona.

En lo que al desempleo se refiere, el FMI calcula que la tasa de paro caerá hasta el 12,6% en 2023 y hasta el 12,4% en 2024. Todas estas previsiones están envueltas en una incertidumbre notable, algo que el propio organismo admite y subraya en su informe.

La niebla se espesa

A nivel global, el FMI «pronostica que el crecimiento tocará fondo en un 2,8% este año antes de aumentar modestamente al 3% el próximo año, 0,1 puntos porcentuales por debajo de nuestras proyecciones de enero. La inflación mundial caerá, aunque más lentamente de lo previsto inicialmente, del 8,7% el año pasado al 7% este año y al 4,9% en 2024», asegura el informe.

La desaceleración económica de este año se concentra en las economías avanzadas, especialmente en la zona euro y el Reino Unido, donde se espera que el crecimiento se reduzca hasta el 0,8% y -0,3%, respectivamente, este año antes de repuntar a 1,4 y 1%, en 2024. El fondo ve un mayor riesgo de «aterrizaje forzoso»ahora en las economías avanzadas. Este tipo de ‘aterrizaje’ se caracteriza por la entrada en recesión de la economía, frente al ‘aterrizaje suave’, que solo preveía una desaceleración del crecimiento, sin necesidad de sufrir una recesión y mayor desempleo.

Por el contrario, «muchas economías de mercados emergentes y en desarrollo se están recuperando, con un crecimiento que se acelerará hasta el 4,5% en 2023 desde el 2,8% de 2022. Aún así, la reciente inestabilidad bancaria nos recuerda, que la situación sigue siendo frágil. Una vez más, dominan los riesgos a la baja y la niebla en torno a las perspectivas económicas mundiales se ha espesado», sentencia el informe.

La inflación va a ser mucho más rígida y persistente de lo que el fondo había esperado. Aunque el FMI descarta una espiral entre precios y salarios, sí advierte del fuerte incremento de los márgenes de algunas empresas, lo que está dificultando la vuelta a la normalidad de la inflación. Por otro lado, las turbulencias financieras amenazan a la actividad económica y en última instancia al empleo.

 

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News