- Advertisement -spot_img
11.3 C
New York
lunes, marzo 4, 2024

El Gobierno valenciano del Botànic cierra su último año con un resultado negativo de 3.206 millones

- Advertisement -spot_img

Uno de los últimos actos del Gobierno valenciano de coalición de izquierdas de Ximo Puig ha sido la aprobación de la Cuenta General de 2022. El Botànic se despide con unas cuentas autonómicas que presentan un resultado económico patrimonial negativo de 3.206 millones de euros, un 167% más que en el ejercicio anterior.

Un fuerte incremento en el desfase entre los ingresos y gastos del Gobierno autonómico que achaca al final de los fondos estatales extraordinarios para hacer frente a la crisis del Covid que redujo la entrada de dinero, mientras que el gasto volvió a crecer. El déficit presupuestario ajustado del ejercicio fue de 2.795 millones de euros.

Según el conseller de Hacienda valenciano, el socialista Arcadi España, ese aumento del gasto era imprescindible ante la situación inflacionista y la guerra de Ucrania que obligó a mantener las ayudas a familias y empresas.

Sin embargo, el crecimiento de ese gasto social, que alcanzó los 16.829 millones de euros en 2022 según los datos de la propia Generalitat, no llegó a la mitad del incremento total del desfase negativo, con algo más de 800 millones.

Más deuda

La Generalitat reconoció derechos de pasivos financieros por 9.409 millones de euros, la mayoría procedentes de la financiación estatal, fundamentalmente del FLA. En plena precampaña para las elecciones generales, el conseller en funciones defendió que esa respiración asistida del Estado ha permitido al Botànic seguir incrementando el esfuerzo en gasto social.

Así, el 84,5% de estos derechos, 7.959 millones, se nutrieron de los mecanismos de financiación del FLA y React-EU, mientras que los 1.460 millones restantes tienen su origen en préstamos a largo plazo refinanciados por la banca.

Eso también ha supuesto incrementar la deuda valenciana, la mayor en relación al PIB de las Comunidades Autónomas y que se sitúa por encima de los 55.000 millones de euros. España defendió que durante los 8 años de legislatura de Puig el endeudamiento se incrementó un 38%, frente al crecimiento del 250% en los años anteriores.

El socialista también comparó las cifras de la cuenta general de 2015, el último año del anterior Ejecutivo del PP, en que el resultado negativo fue de 4.543 millones de euros.

El conseller de Hacienda y uno de los candidatos a ser delfín de Puig y liderar la oposición a Carlos Mazón, insistió en que «es necesaria, más que nunca, la reforma del modelo de financiación para garantizar la solvencia presupuestaria de la Generalitat», que destacó que pese a esa desventaja el Gobierno valenciano «cumple con sus compromisos y paga a sus proveedores en tiempo y forma».

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News