- Advertisement -spot_img
14.8 C
New York
miércoles, abril 17, 2024

El IPC subió en julio al 2,3% con los alimentos disparados un 10,8%: la subyacente escaló al 6,2%

- Advertisement -spot_img

El Índice de Precios de Consumo (IPC) cerró julio con un avance interanual del 2,3%, cuatro décimas por encima del dato de junio, mientras la tasa subyacente subió tres décimas, hasta el 6,2%, situándose casi cuatro puntos por encima del IPC general. La cifra, publicada hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE), coincide con el dato adelantado a finales de julio y supone poner fin a dos meses consecutivos de caídas, que llevaron al IPC al 1,9%, su nivel más bajo desde marzo de 2021.

Aunque la subida de precios de los carburantes y de los paquetes turísticos ligados al verano explican el repunte, de julio destaca especialmente el avance del precio de los alimentos, que tras el freno que habían experimentado los últimos cuatro meses volvieron a repuntar un 10,8%. En tasa mensual el IPC subió un 0,2% respecto a junio, según la nota del INE.

Entrando al detalle, la subida de la inflación general se debió, principalmente, al encarecimiento de los precios de los carburantes, que se se incrementó dos puntos porcentuales con respecto al mes anterior, aunque siguen un 5,3% por debajo de lo que marcaban hace un año –en gran parte por la bonificación de 20 céntimos por litro aprobada por el Gobierno.

También, aunque en menor medida, tuvo un impacto negativo la evolución del coste de la ropa –que se encareció un 2,1% interanual–, el ocio –un 7,2% por encima por el incremento de los precios de los paquetes turísticos en un contexto de temporada estival– y los alimentos y bebidas no alcohólicas –que volvieron a repuntar hasta el 10,8%.

Por el contrario, el precio del grupo de vivienda bajó un 14,9%, un descenso dos puntos más intenso que el de junio debido al abaratamiento de la electricidad y el gas.

A pesar del dato, la inflación registrada en julio es la segunda más baja desde abril de 2021, cuando se situó en el 1,3%, por lo que se mantiene en niveles previos a la guerra de Ucrania. No sucede lo mismo con la subyacente, que se mantiene elevada y en cifras similares a las de septiembre del año pasado, cuando se situó en el idéntico 6,2% registrado el mes pasado.

Los alimentos que más se encarecen

La subida de los alimentos, cuyos precios vuelven a dispararse y llegan al 10,8% interanual, es cinco décimas superior a la tasa interanual registrada en junio ante el encarecimiento de las frutas (11,6%) y los aceites y grasas (20,4%).

En variación mensual, los mayores incrementos los mostraron las frutas, los aceites y grasas y el pescado y marisco, que subieron un 7,1%, un 3,4% y un 0,6%, respectivamente respecto a junio.

En la cara opuesta, destacó el abaratamiento de las legumbres y hortalizas, cuando sus precios cayeron un 2,3%.

En julio los precios aumentaron en todas las comunidades y ciudades autónomas, de manera especialmente intensa en Ceuta (4,3%), Melilla (4,1%) y Canarias (3,6%), mientras que el ascenso más moderado se registró en Aragón y Castilla-La Mancha (1,8%).

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News