- Advertisement -spot_img
13.7 C
New York
lunes, abril 15, 2024

El Parlamento Europeo destituye a la vicepresidenta Eva Kaili

- Advertisement -spot_img

EL PAIS – El Parlamento Europeo ha dado su primer paso formal de reprobación en el caso de los supuestos sobornos de Qatar. El pleno ha votado este martes abrumadoramente a favor de la destitución como vicepresidenta de la eurodiputada socialista griega Eva Kaili, imputada por corrupción y blanqueo de dinero por un juez belga en conocido como Qatargate. La investigación de la trama, que ha sacudido al hemiciclo comunitario como no ocurría desde hace mucho tiempo, puede aún arrojar nombres de nuevos posibles implicados. Kaili ha sido ya expulsada de su partido en Grecia (Pasok) y del grupo de Socialistas y Demócratas (S&D), al que pertenecía en Bruselas, pero por el momento mantiene su escaño como eurodiputada.

Reunidos en su último plenario del año en Estrasburgo, los parlamentarios superaron sin problemas la mayoría de dos tercios necesaria para despojar de todos sus cargos como una de las 14 vicepresidentas de la Eurocámara a Kaili, formalmente imputada desde el domingo y en prisión preventiva desde el viernes. De los eurodiputados presentes en el hemiciclo en Estrasburgo, 625 votaron a favor de destituir a Kaili, uno en contra y hubo dos abstenciones. La griega, no obstante, seguirá siendo eurodiputada puesto que el Parlamento Europeo no puede quitar un escaño si no dimite la propia interesada, que de todos modos todavía no ha sido condenada por la justicia.

La Conferencia de Presidentes de los grupos políticos se reunió a primera hora de la mañana y aprobó “unánimemente” iniciar el proceso de destitución, según informó la presidenta del Parlamento, Roberta Metsola, que puso la votación como primer punto de la agenda. La rapidez de un proceso que puede tardar varios días, pero ha sido finiquitado en apenas unas horas, muestra la preocupación que este caso ha suscitado en la Eurocámara y en las demás instituciones europeas, que se han apresurado a prometer mejoras en materia de transparencia e “integridad” de los órganos rectores de la UE.

La propia Metsola, que no ha podido ocultar estos días su “cólera” por un escándalo que ha estallado en el tramo final de un mandato que siempre ha asegurado dedicar a la lucha contra la corrupción, ha afirmado estos días que “no habrá impunidad” alguna en su Eurocámara y ha anunciado una investigación interna, cuyos detalles aún están por conocer.

De hecho, aunque la mayoría de los grupos políticos se han mostrado favorables a este proceso, hay divergencias sobre los tiempos: mientras que la Izquierda y los Verdes reclaman su comienzo inmediato, otros como Renew o el Partido Popular Europeo (PPE) abogan por esperar a que acaben primero las investigaciones judiciales para no interferir en el proceso y tener claridad jurídica —y sobre la cantidad final de implicados— antes de comenzar la purga interna. “Sería un error adelantarnos y sustituir a la justicia en esta tarea”, dijo el presidente de Renew, Stéphane Sejourné, antes de la votación.

El tema se tratará en el debate propuesto también para este mismo martes en el pleno sobre las “sospechas de corrupción de Qatar y la necesidad de transparencia y rendición de cuentas en las instituciones europeas”, tal como habían solicitado varios grupos europeos. Una resolución al respecto, con algunas medidas concretas, será votada el jueves.

El riesgo de que el escándalo salte a otras instituciones se agudizó en los últimos días con algunos señalamientos directos a responsables de otros organismos como el comisario para la Promoción del modo de vida europeo, Margaritis Schinas. El griego visitó Qatar para la inauguración del Mundial de fútbol y, en varios tuits, defendió los avances en derechos laborales vividos en el país del Golfo.

En una comparecencia en Estrasburgo este martes, Schinas quiso despejar las dudas de una vez por todas y aseguró en rueda de prensa que todos sus mensajes son “100% compatibles con la política” y posición de la Comisión Europea respecto a Qatar. También defendió su visita al país del Golfo en representación del Ejecutivo europeo. “Fue el primer evento deportivo global postpandémico y Europa no podía estar ausente del evento”, subrayó.

El comisario también se permitió ironizar sobre potenciales sobornos recibidos durante su viaje. Me dieron “un balón, una caja de bombones que dejé al chofer que me llevaba al estadio (…) y algunos souvenirs del Mundial de Qatar”, todos ellos, agregó, por debajo del valor económico permitido para recibir presentes durante visitas oficiales o reuniones. A su vez, continuó socarrón pese a la gravedad del caso, como él mismo reconoció, en sus encuentros con los ministros cataríes replicó el gesto con “el famoso regalo protocolario de la Comisión: una vela y un pisapapeles”.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News