- Advertisement -spot_img
14.1 C
New York
viernes, abril 12, 2024

El precio del aceite de oliva sube un 42% en lo que va de año y se dispara en España por encima de la media europea

- Advertisement -spot_img

La escalada incesante de los precios del aceite de oliva queda patente en cifras absolutamente desorbitadas. En lo que va de este año las variedades de virgen y virgen extra se han encarecido nada menos que un 42% de media en el supermercado. Sólo en el último mes se han disparado un 14% y, si se echa la vista más atrás, desde enero de 2022 acumulan una subida media del 107%.

Son algunos de los datos que revela el último estudio de la asociación de consumidores Facua, que analiza la evolución de los precios de este producto básico de la dieta mediterránea en seis de las principales cadenas de distribución que operan en España: Alcampo, Carrefour, Dia, Eroski, Hipercor y Mercadona.

El bautizado como oro líquido -con acierto, a la vista de la fluctuación de precios- encabeza la lista de alimentos que más se han encarecido en el Índice de Precios de Consumo (IPC) que publica el Instituto Nacional de Estadística, con una subida del 52,5% en el último año.

Y si se abre el foco al entorno europeo se observa que España es el país donde más se ha encarecido este alimento, pese a ser el principal productor. En concreto, según los datos de la oficina estadística europea Eurostat, la tasa interanual del IPC armonizado del aceite de oliva se situó en julio (último dato disponible) en el 38,8%, por encima de la cifra que alcanzó en otros grandes productores como son Italia (30,7%), Portugal (27,8%) o Grecia (18,9%).

La subida, por tanto, es generalizada entre los países vecinos, especialmente en el área del Mediterráneo, donde más se han visto mermadas las cosechas por la sequía. Pero el caso español es excepcional, según defienden desde las asociaciones profesionales, porque el consumo en nuestro país es mucho más elevado (consumimos 11,4 litros al año por persona, frente a los 7,1 litros de Italia o los 5,8 litros de Portugal) y hay una mayor rotación en los lineales de los supermercados.

Ante este escenario, que se hace insostenible para los bolsillos de muchas familias, Facua viene denunciando especulación en los precios por las fuertes subidas que se están produciendo en el último eslabón de la cadena. En este sentido, la asociación refleja en su informe que el aceite de oliva virgen extra ha llegado a subir este año hasta 2,57 euros más en los súper que en el origen.

De media, el precio medio del litro de AOVE en los supermercados ha pasado de 6,91 euros a principios de enero a 10,34 euros a inicios de septiembre. Mientras, el precio del litro en origen antes de impuestos que registra el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha pasado de 4,91 euros a 7,49 euros en el mismo periodo, según Facua.

LA DISTRIBUCIÓN SE DEFIENDE

Sin embargo, desde el sector de la distribución defienden que el estudio elaborado por esta asociación de consumidores que les acusa de especular con los precios ignora que, desde el inicio de la campaña en octubre de 2022 hasta la fecha, el aceite de oliva virgen extra ha subido en origen un 88%. Además, denuncian que el informe selecciona referencias aleatorias, sin tener en cuenta aspectos como la calidad y obviando a las empresas envasadoras, que están en el centro de la cadena.

Con todo, Facua ha trasladado los datos al Ministerio de Consumo, ante el que va a ampliar la denuncia presentada la semana pasada contra ocho supermercados e hipermercados por las subidas de precios en alimentos afectados por la rebaja del IVA.

La asociación pide al departamento que dirige Alberto Garzón que abra una investigación para determinar si se han producido aumentos de márgenes injustificados -como prohíbe el real decreto-ley por el que se aprobó la rebaja fiscal- y, en su caso, remita los correspondientes expedientes sancionadores. Pero, consultados por este medio, desde el Ministerio insisten en que no tienen las competencias para ello.

Por su parte, desde el Ministerio de Asuntos Económicos, la vicepresidenta primera del Gobierno en funciones, Nadia Calviño, aseguró la semana pasada que no tiene constancia de que las empresas de distribución estén llevando a cabo algún tipo de práctica especulativa con los precios del aceite de oliva. Eso sí, este mismo lunes insistió en pedir a toda la cadena que «arrimen el hombro» para aliviar lo que, a su juicio, se ha convertido en el problema que «más preocupa» a las familias españolas en estos momentos.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News