- Advertisement -spot_img
17.2 C
New York
lunes, abril 15, 2024

El sector cafetalero dominicano todavía sufre los efectos de la roya

- Advertisement -spot_img

República Dominicana es una tierra conocida por su cultura cafetalera. En las calles se escuchan las frases: ¡Huele a café!, “¿Trajeron café?, “No me invites si no hay una taza de café” y “No es dominicano si no bebe café”. Y no es para menos, se estima que los criollos consumen 3.7 kilogramos de café per cápita, lo que significa si 11 millones de dominicanos consumen café el monto ascenderá a 40,700,000 al año.

Sin embargo, en 2010 los cultivos cafetaleros se vieron afectados por el primer brote de roya. El hongo es un fitoparásito, catalogado como una de las enfermedades más catastróficas para los cafetales, que afectó al 75% de las fincas dominicanas e impactó a 14,000 empleos directos, según datos del Consejo Nacional de Investigaciones Agropecuarias y Forestales (Coniaf).

Trece años después, el director ejecutivo del Instituto Dominicano del Café (Indocafé), Leónidas Batista, expresó que la caficultura está en ascenso, recuperándose sostenidamente. El funcionario afirmó que desde el Estado se inició un proceso de recuperación paulatina que beneficia a los productores locales.

Sin embargo, durante el primer trimestre de este año la entidad intervino 4,564 tareas con químicos para el manejo integrado de plagas y 86,221 tareas para el control de malezas. Con estas acciones fueron beneficiados 1,899 caficultores.

El productor Gianni Dal Mas afirma que uno de los retos es la necesidad de impulsar la recuperación de los cafetales. Ante esto, su homóloga Mónica Pérez recuerda el brote del hongo en 2010. “Nuestras plantaciones en Polo (Barahona) fueron afectadas y vimos perder la cosecha… Mi esposo y yo tuvimos que cortar la mayoría de las plantas y volver a comprar para intentar recuperarnos. Nos costó más de cinco años”, sostuvo.

Financiamiento

Entre enero-marzo del 2023, el Banco Agrícola (Bagrícola) desembolsó RD$5,312.8 millones en préstamos para 749,797 tareas de producción agrícola. De este monto, el 1.1% fueron créditos destinados a la producción de café, con RD$62.7 millones en 7,843 tareas. En tanto, la comercialización del café representó un monto desembolsado de RD$800,000.

En 2020, a través de la entidad financiera se gestionaron RD$1,000 millones a tasa cero para brindar apoyo financiero a los productores. En el primer trimestre de este año, el panorama es similar. El renglón de fomento al café tuvo 29 préstamos otorgados por un monto de RD$14,335,287 a tasa cero para 1,375 tareas. Mientras, la rehabilitación del café contó con un financiamiento de RD$11,407,185 por 15 préstamos para 1,008 tareas.

Cosecha

La dependencia del Ministerio de Agricultura indica que 28,221 productores trabajan 1,618,058 tareas distribuidas en 30,802 fincas hasta el 2011. Estos agricultores cosecharon en 2022, 423,493 quintales de café. En el primer trimestre de este año, la producción ascendió a 164,193.2 quintales.

La región sur representa el 29.3% del total, al consolidar una cosecha de 48,236 quintales, seguido de la región suroeste (35,934 quintales) y norcentral (22,194 quintales).

Para Gianni Dal Mas, propietario de Café Cibao, el valor agregado es el trabajo en conjunto y calidad que realizan los productores durante el proceso de cosecha, lavado y secado en las fincas.

Mercado extranjero

Con el aumento de la producción y productividad, el ejecutivo de Indocafé afirma que la industria cafetalera es diferente debido a la reducción de la importación y aumento de las exportaciones.

La venta al mercado extranjero de café tostado ascendió a US$2,688,830 por 11,122 quintales. Ante esto, de acuerdo con Dal Mas, a nivel internacional los cafés dominicanos se han posicionado “por las notas achocolatadas de los granos tipo Barahona hasta las notas cítricas del tipo Cibao Altura”.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News