- Advertisement -spot_img
14.8 C
New York
miércoles, abril 17, 2024

En la capital hubo más de 100 salas de cine independientes

- Advertisement -spot_img

Hasta junio de 2022, los 11.5 millones de dominicanos tienen la oferta de 192 salas distribuidas en 28 exhibidores. El 22.3% lo registra Palacio del Cine (43 salas), 74% Caribbean Cinemas (142 salas) y el 3.7% restante es siete salas independientes, indica la Dirección General de Cine (DGCine).

Sin embargo, el primer cine de Santo Domingo fue el teatro La Republicana, ubicado en la calle Las Damas. El informe “Las salas de cine de República Dominicana” elaborado por la DGCine detalla que el empresario norteamericano Mr. Myers exhibe en diciembre de 1900 el “Vitascope” de Thomás Alva Edison. Hoy es el panteón de la patria. El cine estuvo vigente entre 1900 y 1917. Mientras, el empresario Fundador Vargas abre el primer local destinado a la exhibición de películas llamado el Teatro Vargas que luego se transformó en Apolo (1908).

El cine despierta interés entre los empresarios e intelectuales del país. De hecho, el doctor Fernando Defilló y Ciriaco Landolfi inauguraron el teatro Landolfi en 1911 para ofrecer entretenimiento popular. El lugar se ubica en entre las calles Padre Billini y Arzobispo Portes y cuesta 10 centavos.

En 1913 se inaugura el cine Teatro Independencia rentado por el empresario Juan Bautista Alfonseca. El lugar, de acuerdo con el Archivo General de la Nación, contiene 56 palcos, 565 butacas y 80 lunetas. Este cine tiene la peculiaridad de brindar ofertas de “martes galantes”, donde las féminas acompañadas de un caballero entran gratis y los jueves suceden los estrenos. Luego, remodela el teatro de Landolfi y lo transforma en Teatro Colón en 1915 con 500 butacas de madera. Este desapareció en 1930 por el ciclón San Zenón.

Entre la década de los 20 y 60, el informe destaca que para ese entonces la capital dominicana cuenta con cinco salas de cine (Teatro Colón, Independencia, Duarte, Capotillo y Rialto). Los teatros Colón e Independencia proyectan el 31 de enero de 1920 el reportaje “Excursiones de José de Diego a Santo Domingo”, la primera película filmada en territorio dominicano. En tanto, en 1925 se instala el teatro Capitolio frente al parque Colón y la catedral de Santo Domingo, de propietario expresidente de la República Dominicana, Alejandro Woss y Gil.

En 1923 se inaugura el Teatro Rialto administrado por Joaquín Ginebra en la calle Duarte, con exhibición de películas mudas. Cerró en septiembre de 1983. Mientras, en la Zona Colonial se encuentra el cine Militar de Las Fuerzas Armadas.

El Cine Ozama inicia en 1935 y se inaugura Mi Cine entre la avenida Duarte y José Martí en 1935, con proyecciones de películas western. En la avenida Duarte se edifica el teatro Max, propiedad de la familia García Recio en 1945, antes existía como El Travieso en 1930. Este teatro exhibe dos películas de manera corrida que el público paga con un solo precio por ambas funciones.

Cine Diana que se inauguró el 16 de marzo de 1951, propiedad del empresario Marco Gómez y administrado por Elpidio Ortega. En tanto, el teatro Apolo (1936) ubicado en la avenida Mella costó US$5,000.

Además, el empresario inauguró el Olimpia en 1941. Pero su homólogo Federico Geraldino abre en 1942 el teatro Julia con capacidad de 1,050 butacas en platea y 300 en palcos. Pero en su frente funciona el Coliseo Brugal (Coliseo Ramfis y Jardín Ramfis) el cual sirve de escenario para el cine de tercera. Mientras que en el sector de San Carlos se produce un importante suceso con la inauguración de El Paramount, propiedad de la familia Valverde, de la calle Eugenio Perdomo, que opera desde el 18 de agosto de 1938.

“Entre los años 60 y 70, el cinéfilo si se perdía una película en cartelera corría el riesgo de no verla nunca o tener que esperar años”, recuerda el crítico de cine, Pachico Tejada. De acuerdo con Tejada, una de las cosas que el tiempo fue borrando, es la cantidad de cine que estaban distribuidos en el Distrito Nacional y Santo Domingo. “Hubo todo tipo de espacios y con distintos precios, en barrios y lugares más lujosos de la urbe, a los que los ciudadanos podían optar según fuera su economía”, explicó.

Por ejemplo, el cine Leonor se transformó en el multicine Colonial ubicado en la calle Arzobispo Nouel en la Zona Colonial; Olimpia estuvo en la calle Palo Hincado; El Elite, en la Pasteur, Independencia (hoy Telemicro), Lido convertido en 1973 en cine pornográfico (avenida Mella) y los autocinemas Iris y Naco ubicados en La Feria y Naco, respectivamente.

Diversidad

El autocinema consiste en una gran pantalla al aire libre, un proyector de cine y un área de estacionamiento para automóviles que permite ver películas desde la privacidad y comodidad del vehículo.

El autocine Iris en 1959, que se ubica en la calle Héroes de Luperón del Centro de los Héroes; luego surge el autocinema Naco en la avenida Fantino Falco en el sector del mismo nombre; y el autocinema Jacqueline en la prolongación avenida Independencia kilómetro 11, que se inaugura en diciembre de 1976, perteneciente al complejo Divertilandia del empresario Juan Manuel Taveras.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News