0.9 C
New York
lunes, febrero 26, 2024

Las muertes de niños relacionadas con el fentanilo se multiplicaron por más de 30 entre 2013 y 2021

- Advertisement -spot_img

Las sobredosis mortales de fentanilo se han disparado en los últimos años en EE.UU. y una nueva investigación muestra que las muertes entre los menores de edad han aumentado significativamente, reflejando las tendencias entre los adultos.

Más de 5.000 niños y adolescentes perdieron la vida por sobredosis de fentanilo en las dos últimas décadas, según datos publicados este lunes en JAMA Pediatrics. Más de la mitad de esas muertes se produjeron en los dos primeros años de la pandemia de covid-19.

Hubo alrededor de 1.550 muertes pediátricas por fentanilo en 2021, más de 30 veces más que en 2013, cuando comenzó la ola de muertes por sobredosis con opioides sintéticos en Estados Unidos.

Una oleada que comenzó en 2018 llevó a un aumento de casi 3 veces en las muertes entre los adolescentes mayores y un aumento de casi 6 veces entre los niños menores de 5 años. En 2021, 40 bebés y 93 menores de 1 a 4 años murieron por sobredosis de fentanilo.

Sin embargo, desde 1999 la gran mayoría de las muertes pediátricas por fentanilo se han producido entre adolescentes de 15 a 19 años.

«Con los adolescentes mayores, la forma en que se producen las intoxicaciones es similar a lo que ocurre con los adultos. Se trata del consumo de drogas recreativas, y luego, o bien toman fentanilo intencionadamente, o bien lo introducen en las drogas que consumen», explica Julie Gaither, profesora adjunta de pediatría de la Facultad de Medicina de Yale, autora de la nueva investigación. «Esa es una historia mucho más fácil de entender».

En el caso de los niños más pequeños, es más difícil hacerse una idea de lo que ocurre exactamente dentro del hogar, el lugar más habitual donde se producen las muertes por sobredosis, pero con frecuencia se relaciona con las drogas que se dejan al alcance de la mano de los menores.

«Con el fentanilo. Es tan potente que no hace falta mucho para que tomen una dosis letal», dijo.

Según otros estudios, el número de intoxicaciones mortales entre niños menores de 5 años había disminuido desde la aprobación de la Ley de Envases para la Prevención de Envenenamientos en 1970, cuando los envases a prueba de niños, más difíciles de abrir, se convirtieron en una norma para muchos medicamentos.

Pero los fármacos de uso ilícito, como el fentanilo, que es 100 veces más potente que la morfina y puede matar rápidamente, no vienen en envases a prueba de niños.

La pandemia de covid-19 también exacerbó la epidemia de drogas, y las muertes por sobredosis alcanzaron niveles récord en 2021. El fentanilo estuvo implicado en aproximadamente dos tercios de las muertes por sobredosis en general para personas de todas las edades.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), en un certificado de defunción pueden constar varias drogas, y es habitual que el fentanilo se encuentre junto con otras.

Entre los niños y adolescentes, las benzodiacepinas, medicamentos que suelen recetarse para tratar afecciones como la ansiedad y el insomnio, así como la cocaína o los psicoestimulantes, también se ingirieron en más de un tercio de las ocasiones, según el nuevo estudio.

Estas tendencias sugieren que «la crisis pediátrica de los opiáceos está cambiando de un modo que hará más difícil combatirla», afirmó Gaither.

Combatir la crisis exigirá medidas preventivas, como el almacenamiento y la eliminación seguros de los opiáceos para evitar la exposición, así como estrategias de reducción de daños que incluyan el tratamiento del trastorno por consumo de opiáceos tanto para los padres como para los adolescentes y un mejor acceso al fármaco de reversión de sobredosis naloxona en los hogares, dijo.

Fuente: CNN

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News