13.3 C
New York
lunes, marzo 4, 2024

Más de 6.000 edificios han colapsado en Turquía, según último informe

- Advertisement -spot_img

Más de 3.800 personas murieron por un devastador terremoto de magnitud 7,8 que sacudió el lunes el sureste de Turquía y el norte de Siria, y que se sintió incluso hasta en Groenlandia.

En Turquía, donde se registró el epicentro, al menos 3.000 personas murieron, anunció en la noche del lunes el vicepresidente turco, Fuat Otkay. Añadió que más de 14.483 personas resultaron heridas.

Según Otkay, en total 7.840 personas han sido retiradas de los escombros y el número de edificios que se derrumbaron ya llega a los 6.217 en todo Turquía. Una cifra que habla de la terrible catástrofe que acaba de vivir ese país a causa del fuerte terremoto.

En áreas controladas por el Gobierno, el balance es de “1.431 heridos y 711 muertos en las provincias de Alepo, Latakia, Hama, Tartus”, indicó el Ministerio de Salud sirio. En las partes controladas por los rebeldes en el noroeste, al menos 733 personas murieron y 2.100 resultaron heridas, según el grupo de rescate de los Cascos Blancos.

El balance total de muertos se eleva a al menos 3.800, luego de que Turquía revisó su balance. “La situación es muy grave, muchas personas siguen todavía bajo los escombros de edificios”, declaró el cirujano Majid Ibrahim, desde el hospital Al Rahma de la ciudad siria de Darkush.

El temblor se sintió a las 04H17 (01H17 GMT) y se produjo a una profundidad de 17,9 kilómetros, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS). El epicentro se situó en el distrito de Pazarcik, en el sureste de Turquía, a unos 60 km de la frontera siria.

Se registraron unas cincuenta réplicas, entre ellas una de magnitud 7,5 que golpeó la zona nueve horas después, a cuatro kilómetros al sureste de Ekinozu.

Siete días de luto en Turquía

El balance de las víctimas ha ido agravándose con las horas debido al alto número de edificios derrumbados –unos 3.471 según las autoridades– en ciudades como Adana, Gaziantep, Sanliurfa y Diayarbakir.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió a la AFP que el número de víctimas podría ser hasta ocho veces superior. El presidente turco, Recep Tayyip Erdoğan, declaró siete días de luto por las víctimas. “Hasta la puesta del sol del domingo nuestra bandera estará izada a media asta”, dijo en un tuit.

Su gestión de esta tragedia tendrá mucho peso en las elecciones del 14 de mayo. Debido a la hora en que ocurrió el sismo, de madrugada, la mayoría de la gente estaba durmiendo. “Pensamos que era el apocalipsis”, declaró a la AFP la reportera Melisa Salman, que vive en Kahramanmaras, epicentro del sismo.

Fuente

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News