- Advertisement -spot_img
26 C
New York
jueves, mayo 23, 2024

Ministro de Economía de RD asegura falta de inocuidad aumenta el riesgo de padecer enfermedades transmitidas por alimentos

- Advertisement -spot_img

El ministro Economía, Planificación y Desarrollo, Pável Isa, aseguró que unas 169,516 personas se consultaron con gastroenterólogos por infecciones causadas por la falta de inocuidad en los alimentos, representando el 2.6.% de las consultas en 2022.

Durante su participación en el XXIV Encuentro Nacional de Líderes Agropecuarios, Isa señaló que la falta de calidad agropecuaria aumenta el riesgo de padecer enfermedades transmitidas por alimentos (ETA). En ese sentido, citó al Banco Mundial que indica que debido a estas afecciones se pierden alrededor de US$110,000 millones en productividad y gastos médicos.

Asimismo, destacó que sobre este tema se “habla mucho”, pero se estudia y conoce poco, por lo que entiende que no hay una simetría entre la preocupación expresada y las acciones para conocer las dimensiones de la inocuidad que permitan tener políticas más conjuntas.

El funcionario indicó que las implicaciones económicas, como los ingresos y los precios, juegan un papel fundamental en el comportamiento de los individuos a la hora de tomar decisiones en el consumo de alimentos. “Si los ingresos bajan, las personas reducen la calidad y diversidad de la dieta”, dijo.

Manifestó, además, que los países de bajo y mediano ingreso gastan hasta un 75% de sus entradas en alimentos. En el caso de República Dominicana, reconoció que el 20% del quintil más pobre destina hasta 50% más en alimentos que el más rico.

Líneas de acción

En otro aspecto, el Isa refiere que el año pasado el Ministerio de Agricultura ejecutó RD$98,454,537 en líneas de acción, directas o indirectas para garantizar una producción agropecuaria de calidad, equivalentes al 0.39% del presupuesto efectuado Agricultura.

También, aseguró en su conferencia “Implicaciones económicas de la sanidad agropecuaria en República Dominicana” que la promoción de buenas prácticas agrícolas y manufactureras garantizan la inocuidad alimentaria durante la producción cosecha y poscosecha.

“Los impactos económicos de la inocuidad son más que evidentes, pero resultan muy difíciles de cuantificarlos en la magnitud y precisión que se necesita”, sostuvo.

El funcionario explicó que a pesar de que queda mucho por hacer, los consumidores están más atentos y cuidadosos con lo que consumen que hace 20 años.

Entiende que una política pública enfocada en dar más información sobre la importancia de una alimentación adecuada y de calidad es un arma poderosa que transfiere señales a toda la cadena agroalimentaria.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News