5.6 C
New York
sábado, marzo 2, 2024

Turquía anuncia una subida del 49% del salario mínimo para 2024

- Advertisement -spot_img

El Gobierno turco anunció este miércoles una subida del 49% del salario mínimo interprofesional, hasta las 17.002 liras (unos 520 euros o 577 dólares) a partir del 1 de enero de 2024.

«El salario mínimo válido para 2024 será de 17.002 liras; es un aumento del 49% respecto a (el salario fijado en) julio pasado y un 100% respecto a enero pasado. Cumplimos con nuestra promesa de no permitir que la inflación aplaste a los trabajadores», dijo el ministro de Trabajo, Vedat Isikhan, en una comparecencia transmitida en directo por la cadena NTV.

Desde hace dos años, ante el rápido incremento de la inflación, el Gobierno ha fijado el salario mínimo cada seis meses, el 1 de enero y el 1 de julio, cuando antes lo hacía anualmente. El nuevo valor queda fijado, inicialmente, para todo el año 2024, ya que no se ha aceptado la petición de los sindicatos de negociarlo semestralmente.

Calculado en divisas, el nuevo sueldo neto es el más elevado de las últimas décadas, ya que desde 2016, cuando llegó a ser equivalente a unos 500 euros, ha perdido valor por la erosión de la moneda nacional hasta situarse por debajo de los 250 euros en 2022.

La lira turca ha perdido un 36% de su valor desde inicios de 2023 y un 80% en los últimos cinco años. Tras alcanzar un pico del 86% en verano pasado, la inflación en Turquía oscila desde hace tres meses entre el 61 y el 62% interanual, según los datos oficiales, aunque el grupo de economistas independientes ENAG cree que en realidad roza el 130%, informa Efe. Según algunas estimaciones, alrededor de la mitad de los trabajadores turcos cobran el salario mínimo.

La decisión de subir el salario mínimo en esta magnitud estaba en el punto de mira de las empresas de calificación crediticia y de los inversores que buscan pistas sobre el rumbo de las políticas económicas turcas, tras el alejamiento de las medidas no convencionales después de las elecciones de mayo en las que fue reelegido como presidente Recep Tayyip Erdogan y ante la proximidad de las referidas municipales de marzo.

La subida anunciada por el ministro se acerca a un nivel que varios prestamistas de Wall Street han advertido que complicaría los esfuerzos del banco central por frenar la inflación. Goldman Sachs y Morgan Stanley habían sugerido que el banco central podría endurecer aún más su política si el ajuste del salario mínimo supera el 40%-50%, según recoge Bloomberg.

El reto ahora es cómo aplacar a una población que soporta una crisis del coste de la vida, pero sin interponerse en el esfuerzo por reducir la inflación casi a la mitad a finales del próximo año. La inflación crónica, que el año pasado alcanzó el nivel más alto en casi un cuarto de siglo, está erosionando el poder adquisitivo de los turcos, lo que ha llevado al gobierno a subir los salarios más bajos para conservar el apoyo popular.

Erdogan, durante mucho tiempo defensor del dinero barato, ha renovado el equipo de dirección económica tras su reelección en mayo. Desde entonces, la atención se ha centrado en enfriar la demanda interna, y el banco central ha subido bruscamente los tipos de interés para contrarrestar la inflación.

El banco central prevé que el crecimiento de los precios termine este año en el 65%, antes de superar el 70% en mayo y terminar 2024 en el 36%. El banco central ha llevado la política monetaria por una senda más convencional, quintuplicando el tipo de referencia hasta el 42,5% desde junio y señalando que podría subirlo más el mes que viene.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News