- Advertisement -spot_img
26 C
New York
jueves, mayo 23, 2024

«Un juego comercial en marcha»: describen la estrategia de Estados Unidos en torno al suministro de cazas

- Advertisement -spot_img

Respecto al suministro de cazas a Ucrania por parte de EEUU, la situación seguirá el mismo modelo que con el suministro de tanques, declaró a Sputnik el politólogo militar y jefe del Departamento de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Rusa de Economía Plejánov, Andréi Koshkin.

Koshkin hace hincapié en que el presidente Joe Biden ha iniciado un juego comercial con su «negativa» a suministrar los F-16. Detrás de esa decisión declarada hay una determinada «tecnología». Para ilustrarla el experto propone estudiar el caso del envío de los tanques.

Se refiere a las reivindicaciones por parte de Polonia, lo que creó una forma de la «trampa de los Leopards» para el сanciller alemán Olaf Scholz.

«Scholz no supo cómo salir del paso y se escondió a espaldas de Biden, diciendo que hasta que EEUU no entregue sus tanques, no se entregarán Leopard alemanes a Ucrania», continúa Koshkin.

En su opnión, Biden aprovechó esta oportunidad y «aceptó las reglas del juego», al declarar la decisión de suministrar los tanques M1 Abrams. No obstante, en aquel juego eligió «cartas marcadas» lo que demuestra la cantidad de 31 tanques M1 Abrams preparados para el envío.

Entretanto, resultó que los tanques estadounidenses llegarán dentro de un año, aunque EEUU exige que Ucrania lance una ofensiva ya en primavera. Koshkin prosigue aclarando que lo que significa es que los europeos deberían entregar sus Leopard, «gastarlos y luego comprar a EEUU el nuevo modelo de tanque Abrams, el M1A2».

«Hay un juego comercial en marcha», subraya.

El experto cree que los tanques europeos no retornarán de Ucrania, por lo que tendrán que ser sustituidos por la nueva modificación de los tanques estadounidenses. Al mismo tiempo, esta modificación sale bastante cara, pero «tendrán que pagar, porque de otro modo Washington no estará contento». Considera que ocurrirá lo mismo con los cazas.

«Ahora los estadounidenses tienen que decir: ‘No vamos a suministrar aviones’. Así que todos los F-16 saldrán de Europa. Entonces EEUU dirá: «Nosotros también se los suministraremos», pero en lugar de F-16 venderán F-35, aviones muy caros», aclara en sus estimaciones.

Este es el curso de los acontecimientos, de acuerdo con el experto, que EEUU necesita para que alguien compre lo que fabrica su industria militar y tengan más beneficios.

«Es el mismo baile que tuvo lugar con los tanques. Ahora empieza el baile con los aviones», concluyó Andréi Koshkin.

El presidente ruso, Vladímir Putin, anunció el 24 de febrero el lanzamiento de una operación militar especial para defender las repúblicas populares de Donetsk y Lugansk frente al genocidio cometido por parte de Kiev.

En reiteradas ocasiones, Moscú denunció que EEUU y otros países de la OTAN se implicaron en el conflicto con el envío de grandes cantidades de armamento a las tropas ucranianas. El jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov, señaló que cualquier cargamento que contuviera armas para Ucrania sería un objetivo legítimo para Rusia. La Cancillería rusa advirtió que los países de la OTAN estaban «jugando con fuego» al suministrar armas a Ucrania.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, subrayó que el suministro de armas a Ucrania desde Occidente no contribuía al éxito de las negociaciones ruso-ucranianas y tendría un efecto negativo. SPUTNIK

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News