1.2 C
New York
lunes, febrero 26, 2024

El drama de las elecciones presidenciales de Nigeria podría llegar a los tribunales:

- Advertisement -spot_img

El candidato del tercer partido, Peter Obi, anunció el jueves que desafiaría el resultado de las reñidas elecciones presidenciales de Nigeria después de que los resultados oficiales otorgaran la victoria al candidato del partido gobernante, Bola Tinubu. En la misma línea se expresó el candidato que quedó segundo, Atiku Abubakar.

“Exploraremos todas las opciones legales y pacíficas para reclamar nuestro mandato. Ganamos las elecciones y se lo demostraremos a los nigerianos”, dijo el candidato del Partido Laborista a periodistas en la capital, Abuja.

Tinubu, un ex gobernador de Lagos, sucederá al presidente de dos mandatos Muhammadu Buhari, quien renuncia en mayo. Se enfrenta a inmensos desafíos económicos y de seguridad en el país más poblado de África.

Casi 25 millones de personas emitieron su voto el sábado en una votación que fue en gran parte pacífica pero marcada por largas demoras y la lenta llegada de los resultados en línea, lo que enfureció a los votantes y los partidos de la oposición que afirman que hubo fraude electoral masivo.

Obi, de 61 años, obtuvo el tercer mayor número de votos, con 6,1 millones, según los resultados anunciados el miércoles, una hazaña significativa para un extranjero en un país donde dominan dos partidos establecidos.

Tinubu, del gobernante Congreso de Todos los Progresistas (APC), fue declarado ganador con un total de 8,8 millones de votos y el número requerido de votos en dos tercios de los estados de Nigeria.

El ex vicepresidente Atiku Abubakar, de 76 años, del opositor Partido Democrático de los Pueblos (PDP), obtuvo el segundo mayor número de votos en general, con 6,9 millones.

Abubakar, denunció el jueves fraudes a gran escala y una “violación de la democracia” en el escrutinio que proclamó vencedor al candidato del partido en el poder, Bola Tinubu.

“Las manipulaciones y fraudes de esta elección son sin precedentes en la historia de nuestra nación”, declaró Abubakar, candidato del Partido democrático del Pueblo (PDP), en una conferencia de prensa en Abuya, la capital del país.

“No entiendo por qué la autoridad electoral estaba tan apresurada para concluir el escrutinio y anunciar los resultados, ante la cantidad de denuncias y de irregularidades” registradas, añadió.

“Se trata de una violación de la democracia” en los comicios, celebrados el 25 de febrero, subrayó.

Según el dirigente opositor del país más poblado de África, los resultados oficiales estaban “groseramente sesgados” a favor de Tinubu, del gobernante Congreso de Todos los Progresistas (APC).

Los candidatos que quieran presentar impugnaciones legales tienen 21 días después del anuncio de los resultados para llevar su caso a los tribunales. Al menos otros cuatro partidos se le unen para cuestionar los resultados.

Pero una elección puede invalidarse solo si se prueba que el organismo electoral nacional en gran medida no cumplió con la ley y actuó de manera que podría haber cambiado el resultado. Ninguno de los resultados de las elecciones presidenciales de Nigeria ha sido revocado por la Corte Suprema del país.

Tinubu pidió el miércoles a sus rivales y seguidores que “junten sus manos” con él, instándolos a “entrar para que podamos comenzar la tarea de reconstruir juntos nuestro hogar nacional”.

Las elecciones en Nigeria a menudo han estado marcadas por denuncias de fraude y violencia.

En un intento por abordar algunas de esas preocupaciones, la Comisión Electoral Nacional Independiente (INEC) introdujo este año la identificación biométrica de votantes por primera vez a nivel nacional, así como IReV, una base de datos central en línea para cargar resultados.

Pero algunos votantes y partidos de la oposición dijeron que las fallas en el sistema al cargar los recuentos permitieron la manipulación de las papeletas y las disparidades en los resultados de los recuentos manuales en los colegios electorales locales.

Los observadores internacionales, incluso de la Unión Europea, también notaron problemas logísticos importantes, votantes privados de sus derechos y falta de transparencia por parte del INEC.

Un grupo paraguas de organizaciones de la sociedad civil nigerianas y observadores dijo que el proceso “no puede considerarse creíble”.

“Dada la falta de transparencia, particularmente en el proceso de recopilación de resultados, no puede haber confianza en los resultados de estas elecciones”, dijo el miércoles la coalición Situation Room.

Los fallos con la nueva tecnología causaron grandes retrasos y colas, lo que desalentó a algunas personas a votar.

Con una cantidad de votantes registrados de 93,4 millones, el INEC dijo que la participación fue de poco más del 27%, incluso menos que en las elecciones anteriores de 2019.

Obi, quien para muchos, especialmente jóvenes nigerianos, representaba la esperanza de un cambio, dijo que la elección “será una de las elecciones más controvertidas jamás realizadas en Nigeria”.

“La gente buena y trabajadora de Nigeria ha sido nuevamente robada por nuestros supuestos líderes en quienes confiaban”.

Mientras que la oposición gritó falta el jueves, los nigerianos se mostraron inusualmente indiferentes. A diferencia de elecciones anteriores en las que la gente salió a la calle para celebrar o protestar, las calles de la capital, Abuja, estaban en gran parte vacías mientras continuaba la vida cotidiana. Los partidarios de Tinubu creen que ganó de manera justa y jurará como presidente el 29 de mayo.

“Hemos votado por él y ha prestado juramento. Ahora es su turno de ayudarnos y ver cómo sufre Nigeria”, dijo Gbemisola Olabogun, un vendedor de agua en la ciudad de Lagos. “Debería investigar todo y facilitarnos la vida a todos”.

Aún así, los partidarios de la oposición mantienen la esperanza de que la votación sea anulada.

“En lo que a mí respecta, Obi es mi presidente”, dijo Chima Ekwueme, partidario del Partido Laborista. “Estaremos aquí cuando sea declarado ganador”, dijo.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News