1.2 C
New York
lunes, febrero 26, 2024

Lula sobre acuerdo Mercosur-UE: «No queremos una política donde ellos ganen y nosotros perdamos»

- Advertisement -spot_img

En víspera de la firma de la cumbre presidencial del Mercado Común del Sur (Mercosur), el mandatario de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, adelantó que el bloque preparará una respuesta conjunta a la Unión Europea (UE), para que se llegue a un acuerdo comercial que sea beneficioso para ambas partes, sin «amenazas» ni «imposiciones».

Los cuatro de Mercosur se reunirán hoy en la ciudad de Puerto Iguazú, Misiones, con una agenda que tiene entre sus prioridades el postergado acuerdo con la UE, que a pesar de haber sido firmado en 2019, todavía no ha sido implementado. La rúbrica del pacto también ha quedado en el aire, especialmente por las condiciones que el bloque europeo quiere imponer a sus socios para cerrarlo.

«Vamos a Bruselas a discutir con la UE y los países de América Latina, y necesitamos tener una respuesta de lo que queremos para consolidar el acuerdo. Queremos hacer una política de ganar-ganar. No queremos hacer una política en la que ellos ganen y nosotros perdamos», dijo en declaraciones citadas por G1.

«Una presidencia ejemplar»

Este martes, Lula recibirá el liderazgo pro tempore de Mercosur de la mano de su homólogo argentino, Alberto Fernández, por lo que dejó claro que la firma del pacto con el bloque europeo está entre sus prioridades: «Quiero tener una presidencia ejemplar. Quiero dedicarme para que, en estos seis meses, podamos incluso cerrar el acuerdo con la Unión Europea y empezar a pensar en otras cosas», apuntó.

La demora en el acuerdo se debe entre otras cosas a que, en la fase de ratificación, algunos países, especialmente Francia, se negaron a estampar su firma definitiva hasta que el gobierno del entonces presidente ultraderechista Jair Bolsonaro se comprometiera a adoptar una serie de medidas ambientales, especialmente el control de la deforestación.

Para salir de esa parálisis, la UE propuso establecer un protocolo adicional con cambios en el capítulo sobre comercio y desarrollo sostenible, que incluye obligaciones, especialmente en materia ambiental, y sanciones en caso de incumplimiento.

Pero esto desagradó a los países del bloque, especialmente a Brasil y Argentina. En la reciente visita de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, a Brasilia, Lula dijo que ese protocolo y otras leyes aprobadas en los últimos meses en Bruselas representan potenciales restricciones a las exportaciones agrícolas e industriales de Brasil e insinuó que son instrumentos para el proteccionismo con la excusa de la preservación ambiental.

Ambas partes llevan meses insistiendo, sin embargo, en que su voluntad es firmar el acuerdo antes de final de año.

- Advertisement -spot_img
Must Read
Related News