Biden anuncia acuerdo para proveer vacuna covid-19 a personas de entornos humanitarios y zonas de conflictos

0
359
joe biden
President Joe Biden speaks during a visit at the Port of Baltimore, Wednesday, Nov. 10, 2021. (AP Photo/Susan Walsh)

El gobierno de Biden anunció este miércoles un nuevo acuerdo que negoció con Johnson & Johnson (J&J) y el programa de vacunación global llamado Covid-19 Vaccines Global Access, o Covax, para proporcionar la vacuna covid-19 de J&J a personas en zonas de conflicto y otros entornos humanitarios donde las campañas de vacunación del gobierno no pueden llegar.

«Estamos deseando que las personas que se encuentran en estas difíciles circunstancias obtengan la protección contra el covid-19 lo antes posible», dijo el secretario de Estado, Antony Blinken, en un evento sobre el virus.

Antes de este acuerdo, las dosis de vacunas de J&J solo podían utilizarse en programas oficiales de vacunación dirigidos por otros gobiernos.

La vacuna de Johnson & Johnson es muy valorada en estas zonas por su estilo de vacunación de dosis única y su flexibilidad en el almacenamiento y el transporte.

Blinken también anunció «una nueva asociación público-privada llamada Global Covid Corps», en la que empresas del sector privado «trabajarán pro-bono para compartir su experiencia y capacidades para apoyar las campañas de vacunación, asumiendo cuestiones como la gestión de las cadenas de suministro, y ayudando a optimizar los sitios de vacunación para entregar las vacunas de la manera más rápida y segura posible».

Blinken dijo que el Fondo Monetario Internacional, la Organización Mundial de la Salud, la Organización Mundial del Comercio, el Banco Mundial y el Acelerador ACT «han creado un completo rastreador de datos covid», para trazar información sobre las tasas de vacunación, los ingresos en la UCI, las dosis prometidas y las dosis entregadas.

El máximo responsable de la diplomacia estadounidense afirmó que el rastreador, que se lanzará el miércoles, proporcionará transparencia y responsabilidad.

«Estamos atrapados en un ciclo de gastar mucho dinero cuando se produce una crisis, y luego dejar que esa financiación se agote una vez que la crisis ha pasado, lo que significa que no conseguimos evitar que se produzca la siguiente o que tenemos que jugar a ponernos al día», dijo, y pidió a sus colegas diplomáticos que «ayuden a construir y mantener la voluntad política para romper ese ciclo».

«Conocemos la urgencia de esta lucha. Sabemos lo que tenemos que hacer para detener la pandemia. Ahora, tenemos que hacerlo», dijo Blinken.

Al acto ministerial asistió el embajador de China en Estados Unidos, así como representantes de Alemania, Italia, Corea del Sur, India, Sudáfrica, Perú, Noruega, Indonesia, la OMS y la ONU, entre otros.

El anuncio de Blinken este miércoles se produce cuando Biden pretende reafirmar el liderazgo de EE. UU. en la escena mundial y ayudar a los países que luchan contra los brotes de covid-19 a combatir la pandemia. Las donaciones de vacunas también servirán para contrarrestar los esfuerzos de Rusia y China por utilizar sus propias vacunas financiadas por el Estado para ampliar su influencia mundial.

Biden ha dicho que quiere que Estados Unidos sea un «arsenal de vacunas» en la lucha contra el covid-19. Ha insistido en repetidas ocasiones en que la aceptación de las vacunas compradas por EE. UU. no conlleva condiciones.

Biden anunció el mes pasado que EE. UU. iba a comprar otros 500 millones de vacunas contra el covid-19 de Pfizer para donarlas a países de renta baja y media-baja de todo el mundo, con lo que el número total de vacunas que EE. UU. se ha comprometido a donar supera los 1.000 millones.

Estas vacunas se distribuirán a través de Covax, que es una iniciativa dirigida por Gavi, la Alianza para las Vacunas, junto con la Organización Mundial de la Salud y la Coalición para las Innovaciones en la Preparación ante las Epidemias.

La distribución de vacunas a nivel mundial ha sido una empresa compleja para la administración Biden. El coordinador de la respuesta al coronavirus de la Casa Blanca, Jeff Zients, y el asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, han trabajado con múltiples organismos federales, incluidos el Departamento de Defensa y el Departamento de Estado, para coordinar el proceso y mantener que las dosis se entreguen sin condiciones.

El presidente también ha pedido a otros líderes mundiales que aumenten sus donaciones de vacunas a los países que más las necesitan para ayudar a acabar con la pandemia.

Biden también ha dicho que US$ 2.000 millones de las contribuciones de EE. UU. se destinarían a una iniciativa mundial de vacunas contra el coronavirus y prestarían apoyo a Covax. También prometió otros US$ 2.000 millones de financiación, dependiendo de las contribuciones de otros países y de que se cumplan los objetivos de suministro de dosis.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí